comitium

Iván Fernández, un maratoniano mirando a la montaña

El atleta de Vitoria es un gran aficionado a las carreras de montaña, un enamorado del monte y de la vida en la naturaleza

Iván Fernández, un maratoniano mirando a la montaña. Fotorunners
Iván Fernández, un maratoniano mirando a la montaña. Fotorunners

Primera entrevista de esta sección 'La frontera difusa … y el incierto futuro​' para presentaros a Iván Fernández, el atleta de Vitoria que el pasado mes de febrero, en el Campeonato de España, logró su sueño de hacer mínima olímpica nada más y nada menos que en la distancia de maratón. Diversas circunstancias y cúmulos de mala suerte habían alejado a Iván de ese objetivo pero su constancia y sus ganas, unidas a una gran planificación y un encomiable trabajo de todo su equipo hicieron que cruzara bajo el arco del Maratón de Sevilla con una marca inferior a las 2:10. El vitoriano es además un gran aficionado a las carreras de montaña, un enamorado del monte y de la vida en la naturaleza. Un gran tipo al que queremos presentaros porque quién sabe si algún día le veremos por esos senderos traileros que tanto frecuentamos.

 

- ¿Cuántas veces te han preguntado por aquel "gesto" del Cross Hiru Herri de Burlada? Muchísimas, incontables. ¿Te cansa ya un poco? No. De ninguna manera. ¿Alguna vez te has arrepentido de haber actuado así y perder la oportunidad de vencer en esa carrera? Jamás. Para mi, lo dije entonces y reafirmo ahora, fue algo automático. No necesité pensarlo, me salió del corazón y estoy seguro de que si me sucediera una cosa similar en el futuro volvería a hacer lo mismo. Es una cuestión de educación y valores, los que he recibido en casa de mis padres, fundamentalmente.

- Has sido el mejor especialista vasco en los últimos años en una disciplina tan dura como el cross. ¿Qué es lo que más te gusta del campo a través? La exigencia que te marca la prueba en un entorno natural, que te hace sentirte libre mientras te exige lo máximo de ti para poder completar la carrera.

 

Iván Fernández, un maratoniano mirando a la montaña. Fotorunners

Iván Fernández, un maratoniano mirando a la montaña. Fotorunners


- ¿Son muy diferentes los entrenamientos cuando preparas una temporada invernal de cross a los que haces cuando preparas asfalto o antes cuando eras más pistero? Cuando tomé la decisión de pasar al maratón la temporada invernal de cross era una forma de entrenar la fuerza y combinar con series y tiradas largas para llegar en óptimas condiciones a los 42.195 metros. Es en las tiradas donde radica la diferencia fundamental entre los entrenamientos dedicados exclusivamente al cross o a la pista.

- Cuando empezaste, muy joven, en este deporte ¿pensabas que llegarías a ser maratoniano? En "casa" ya había ejemplos de grandes corredores de maratón, cuando tú tenías menos de 10 años, Martín Fiz ya había sido Campeón de Europa y Campeón del Mundo. La verdad es que no. Al principio pensaba en el cross y algo en pista. Como todo el mundo vi y disfruté esa etapa de oro de nuestro maratón con referentes como Martín Fiz, Diego García, Alberto Juzdado y Abel Antón, entre otros. Sin embargo, siendo mi entrenador Martín decidimos hacer algo que entonces no se hacía y era dar el paso a esta distancia sin haber cumplido los 25 años. El tiempo corre rápido y ahora vemos maratonianos más jóvenes incluso, pero cuando di el salto lo normal eran atletas del entorno a los 30 años los que se enfrentaban a esa distancia. Ahí rompimos con una dinámica y mi debut en maratón fue en aquella época uno de los mejores a nivel estatal.

- Vamos a ir llevándote a nuestro terreno, vamos a salirnos poco a poco de las carreteras y vamos a ir buscando los senderos y los caminos empinados de la montaña. Cuéntanos  ¿cuál es tu relación con el monte? De total mimetismo. Soy feliz entre árboles, recorriendo senderos. ¿De dónde viene esa afición a patear? Desde siempre. Mi familia siempre ha sido de disfrutar del medio ambiente y hemos hecho muchas salidas a la naturaleza. Bocadillo o tortilla de patata, fruta y a correr y jugar entre los árboles o junto a un riachuelo. Ese era nuestro plan de fin de semana.

 

Veo a los corredores de trail cuando cojo la mountain bike. Verles subir es bonito, pero verles bajar a tumba abierta es una gozada. Tienen una gran técnica y un enorme control de los tiempos y de la dosificación necesaria para alcanzar la meta.



- ¿Compartes habitualmente o has compartido en algún momento entrenamientos con corredores de trail? En Vitoria hay buenos especialistas y muy cerca de la ciudad tenéis zonas para perderos con gusto. La verdad es que no coincido habitualmente con corredores de esta especialidad porque mi dedicación ahora está centrada en el asfalto y sus entrenamientos, evidentemente, discurren por el monte. Si que los veo cuando cojo la mountain bike. Verles subir es bonito, pero verles bajar a tumba abierta es una gozada. Tienen una gran técnica y un enorme control de los tiempos y de la dosificación necesaria para alcanzar la meta.

- ¿Sigues el mundo del trail? Sí. Es muy espectacular y aquí hay mucho nivel. ¿Conoces a algunos corredores? Sí, Javi Domínguez, Ainhoa Sanz, Kilian Jornet, Maite Maiora, Luis Alberto Hernando… ¿Qué carreras de trail son las que más te llaman la atención? Ehunmilak, Los Diez Montes de Vitoria; Hiru Haundiak; la Zegama-Aizkorri…

- ¿Te llama la atención el ponerte un dorsal en una carrera de montaña? De momento no, pero no lo descarto más adelante. ¿En qué tipo de prueba crees que lo podrías hacer mejor? Sin duda alguna, en pruebas más cortas.

 

ivan 2

Iván Fernández, un maratoniano mirando a la montaña



- Este año 2020 comenzó de forma excelente para ti, en enero mmp en media maratón en Santa Pola, a punto de romper la barrera de los 63 minutos (1:03:03) y luego en Sevilla, un mes más tarde, bronce en el campeonato de España de maratón, MMP y mínima olímpica para Tokyo (2:09:55). Al fin lo conseguiste. ¿Qué recuerdas de ese momento y de esa meta? Recuerdo el sprint final que me pegué al ver que tenía en mis piernas bajar de 2 horas 10 minutos, como así conseguí. Recuerdo llegar exhausto por ese último esfuerzo, pero con una sensación de plenitud muy grande. Era el resultado que llevaba buscando años. Es ese momento en el que ves que tu trabajo y el de tu equipo tienen su recompensa. Un momento muy bonito que además pude disfrutar acompañado de una gran parte de mi gente y eso lo hizo aún más especial.


- Como todos sabemos los JJOO se han pospuesto un año. Parece que se te resiste participar en la máxima competición del deporte mundial pero todo llegará. ¿Cómo te sentó esa decisión y cómo lo habéis asimilado en tu equipo? Es la decisión que había que tomar. Lo primero es la salud. Ojalá las circunstancias fueran otras y no tendríamos que lamentar el adiós, todos los días, de miles de vidas humanas. Es una situación dramática en la que, más que nunca, hemos de pensar en “nosotros” como sociedad, en ser solidarios y generosos. Habrá más Juegos Olímpicos y seguiré alimentando la ilusión de participar en ellos.

En este tiempo, lo que más echo de menos, sin lugar a dudas, es la práctica de mi deporte preferido a cielo abierto. Salir a correr por la ciudad, ir a Mendizorroza a hacer series por la pista. Y, para mi muy importante, entrenar con los niños y niñas de la Escuela del Club Atletismo El Prado. Me motiva muchísimo estar con ellos. Aunque estoy en contacto con ellos, los echo mucho de menos.


- ¿Qué es lo que estás haciendo en estos días y qué es lo que más echas de menos? Lo que estoy haciendo es mucha cinta, que también combino con bicicleta y gimnasia para el fortalecimiento de zonas específicas como abdominal y lumbar.

En este tiempo, lo que más echo de menos, sin lugar a dudas, es la práctica de mi deporte preferido a cielo abierto. Salir a correr por la ciudad, ir a Mendizorroza a hacer series por la pista. Y, para mi muy importante, entrenar con los niños y niñas de la Escuela del Club Atletismo El Prado. Me motiva muchísimo estar con ellos. Aunque estoy en contacto con ellos, los echo mucho de menos.

- Después de cumplir tu sueño olímpico ¿qué? eres aún un atleta muy joven, esperemos que no tengas que celebrar tu 32 cumpleaños en cuarentena. Te queda aún mucha guerra que dar pero piensas que se podría hacer alguna carrera de trail antes de tu retirada de la alta competición o sería arriesgar mucho y prefieres dejarlo para cuando te retires del atletismo. El trail es un deporte muy exigente y específico. Conozco casos de atletas notables que han hecho incursiones por esta disciplina y su resultado no fue el esperado. Así que si un día me pongo el dorsal en una carrera de monte será para disfrutar de la prueba y aprender de los mejores. 

Hablar de fechas es algo que no me planteo. El tiempo dirá. De momento el monte lo dejo para una de mis grandes aficiones que es la micología. En cuanto puedo voy a por “setas”… Me divierte, me relaja y me sirve para desconectar.
 

La frontera difusa … y el incierto futuro

Relacionado

La frontera difusa … y el incierto futuro

Rober Aláiz. Con él, la perseverancia se hizo arte. Fotografía Sportmedia

Relacionado

Rober Aláiz. Con él, la perseverancia se hizo arte

Entrevista a Nuria Lugueros. Ancares Leoneses

Relacionado

Entrevista a Nuria Lugueros