¿Por qué el yoga es bueno para los corredores?

El yoga nos ayuda a prevenir lesiones

Redacción Trail Run A.M. / Rocío Tobar.

yoga para corredores
yoga para corredores

Correr es un deporte que nos reporta una lista grandísima de beneficios ayudándonos a: controlar el peso, mejorar nuestra salud cardiovascular, mejorar nuestra salud ósea, controlar el estrés, aumentar la autoestima e incrementar la interacción social.

Pero correr es un deporte repetitivo, en el que los mismos grupos de músculos trabajan reiteradamente. Todos los movimientos requieren que los músculos trabajen de manera coordinada mediante una serie de contracciones y extensiones. Cuando los músculos se contraen rápidamente, sus fibras se acortan y con el tiempo permanecen en estado acortado. Pero eso no solo pasa cuando corremos. Es la manera en la que el cuerpo funciona. Cualquier patrón de movimiento deportivo o de mantenimiento estático de una posición del cuerpo produce este efecto (por ejemplo, la posición de la mano al sujetar el ratón del ordenador durante muchas horas nos puede provocar el síntoma del túnel carpiano). A medida que los músculos se acortan creando desequilibrios en el sistema musco-esquelético y reducen el rango de movimientos en las articulaciones relacionadas. 

El corredor golpea el suelo un mínimo de 620 veces por kilómetro, a una cadencia de entre 60 y 90 veces por minuto y pie dependiendo de la técnica y eficiencia de cada corredor, con una fuerza de dos a tres veces superior a su peso corporal. Dependiendo de esa eficiencia de zancada, correr afecta a todos los músculos, tendones, ligamentos y estructuras óseas del cuerpo de una u otra manera. Por tanto, no es sorprendente que la mayoría de los corredores padezca algún tipo de lesión relacionada con su actividad.

Correr agrava las afecciones que ya existen en el cuerpo como resultados de otras cosas que ya hacemos habitualmente como estar sentados durante largos periodos de tiempo, siendo una de las causas principales de lumbalgias así como de tensión el cuello. 

Las lesiones más comunes entre los corredores son: rotura fibrilar, flato, síndrome del piramidal, esguinces, fascítis plantar, tendiopatías en rodillas y tendón de Aquiles o acortamiento de Psoas Iliaco. El yoga se convierte en un imprescindible para los corredores para maximizar el estiramiento de toda su musculatura, la flexibilidad y la mejora postural, minimizando el riesgo de padecer cualquier tipo de lesiones de las antes mencionadas.

Tendemos a pensar que alguien que puede correr 45 kilómetros es una persona con un cuerpo sano, pero y si ese corredor no es capaz de atarse las zapatillas flexionando el tronco, se levanta con dolor de espalda, camina cojeando y tiene un dolor crónico ¿pensarías que tiene un cuerpo sano? Seguramente no, ya que un cuerpo sano es aquel que tiene equilibrada la: flexibilidad, resistencia, fuerza y resistencia cardiorrespiratoria. 

Este es el primero de tres artículos dedicados a yoga para corredores, en el próximo artículo trataremos de cómo te puede ayudar el yoga. 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

UTTHITA HASTA PADANGUSTHASANA Fortalece las piernas y los tobillos. Estira la parte posterior de las piernas. Aumenta la movilidad y mejora el sentido del equilibrio. Trabaja sobre la fuerza de la musculatura de la pierna y sobre la zona abdominal. Aporta estabilidad y serenidad. Reduce la grasa en los glúteos, muslos y en la parte baja del vientre. Es especialmente útil para las personas que trabajan de pie. Esta postura aumenta la circulación sanguínea en las extremidades inferiores y en el área pélvica. Alivia dolores de espalda, ciática y dolores menstruales. . . A qué esperas para introducirla en tu rutina de yogui runner? #yoga #yogainspiration #yogapractice #runner #yogaforrunners #yogaparacorredores

Una publicación compartida de Rocío Tobar (@royoguini) el