comitium

Western States 100: su verdadera historia y recorrido

Una prueba legendaria rodeada de mitos

Western States 100-Mile Endurance Run.  Jim Walmsley
Western States 100-Mile Endurance Run. Jim Walmsley

EL ORIGEN

El origen de la Western States 100 es un poco difuso. Muchos han sido los mitos que han rodeado a esta prueba, pero lo que está claro es que Wendell Robie jugó un papel fundamental en el desarrollo de la misma. Robie participó en una histórica reunión en 1955 con los representantes de tres clubes de equitación de los condados de Auburn y Sacramento con el fin de organizar un evento de resistencia de tres días con diferentes tipos de atracciones. Se propuso que la prueba de resistencia debía de ser de 100 millas a recorrer en esos tres días. Y también se propuso una carrera de resistencia de 100 millas en el último día (posiblemente propuesta por Robie). Y fue a el, a quien se le asignó la tarea de crear un comité para organizarla.

En 1972, dos años antes de que Gordy Ainsleigh lograra su carrera histórica, Wendell Robie (uno de los organizadores) permitió que veinte soldados de Fort Riley Kansas participasen en la WS100 y pusieran a prueba su capacidad de resistencia para intentar cubrir el recorrido a pie durante el Ride. Su objetivo era completarlo en menos de 48 horas.

A medida que la Guerra de Vietnam estaba llegando a su fin, se había organizado un "equipo de aventuras" en el Fuerte y buscaron una prueba muy desafiante. Mary McCarthy (la esposa del Capitán Joseph McCarthy que estaba en el equipo de aventuras) había terminado el Western States Trail Ride en 1967, así que presentó la idea para marchar por el Western States Trail.

Contactaron con Wendell Robie, el cual se mostró entusiasmado con la idea. El capitán McCarthy sería el oficial al mando del equipo y el jefe de equipo, el teniente Larry Hall lideraría el equipo en la WS100. Tomaron la salida unos diez días antes del evento para hacer planes con Robie seguidos más tarde por otros 30 soldados, 20 para intentar la marcha.

Seis terminaron con un tiempo de 44:54 y otro soldado terminó en 46:49. En el banquete de premiación ese domingo por la noche, los soldados que terminaron recibieron muchos premios, incluido un trofeo para los "primeros en llegar a pie" preparado por Wendell Robie. Un soldado dijo: “¡Es algo único en la vida! Nunca lo volvería a hacer a menos que tuviera que hacerlo, pero qué gran sensación de satisfacción haber terminado”. El Fort Riley Post declaró: "Esta fue la primera vez que el sendero se recorrió a pie de manera competitiva con un factor de tiempo involucrado".

*  Western States 100 on Foot: The Forgotten First Finishers  para leer los detalles de su marcha histórica.

Estos finalistas olvidados del Western States en 1972 fueron: Larry Hall, Gregory Belgarde, Michael Paduano, Jon Johanson, David E. Lenau y Kenneth Kruzel en 44:54 y Michael Savage en 46:49.

Fuente: Historia de las ultramaratones (ultrarunninghistory.com)

Gordy Ainsleigh, el primero en correr el Western States Trail Ride en menos de 24 horas

Tardó 23 horas y 42 minutos en llegar a meta corriendo. Y así nació la Western States 100 miles, uno de los ultramaratones de montaña más famosos del mundo. Fue una carrera de caballos durante mucho tiempo, hasta que Ainsleigh demostró que se podía completar a pie en menos de 24 horas. Dos años después otro aventurero llamado Ken Shirk repite el desafío y en 1977 nace de manera oficial la WS100 Miles. A aquella primera edición se presetaron 14 atletas y solo consiguieron acabar tres. Ya en 1978 participaron más de 60 personas y el ultra-trail se separó por primera vez de la carrera de caballos.

EL RECORRIDO

La Western States 100 miles se celebra cada mes de junio en el estado de California, junto al monumental lago Tahoe. Su recorrido empieza en la estación de esquí de Squaw Valley y finaliza en el pueblo de Auburn, cerca de Sacramento. Entre la salida y la meta 160 kilómetros con 5.500 metros de desnivel positivo y 7.000 de negativo. En cada edición solo 400 afortunados, elegidos por sorteo, pueden participar en la prueba. Quien logra finalizar en menos de 24 horas (como Ainsleigh) recibe la hebilla de cinturón plateada, mientras que los que bajen de 30 horas reciben la de bronce. El resto quedan eliminados.

La prueba empieza a las 5:00 de la mañana desde el valle que albergó los Juegos Olímpicos de Invierno de 1960 y las primeras millas transcurren en ascenso hasta alcanzar el Paso del Inmigrante, rondando los 3.000 metros de altitud. A partir de este punto, en función de la climatología en cada edición, se busca la alternativa más favorable y menos peligrosa, ya que la ruta oficial pasa por zonas de alta montaña que en ocasiones sufren nevadas en el mes de junio. A continuación, el circuito se estabiliza ofreciendo toboganes por pistas muy corribles, poco técnicas, y escondidas entre bosques. Se alcanza la cumbre de Montaña Calva y después se desciende hasta alcanzar la famosa zona de los cañones. En este lugar el termómetro puede subir de los 40 grados. El cañón de Deadwood y el Dorado son dos de los más populares.

En la segunda mitad de carrera el recorrido presenta varios ríos que los participantes deben cruzar, como el Rucky Chucky, donde los atletas son atados con cuerdas para ayudarse a pasar de un costado a otro. Algún año se han registrado lluvias tan intensas que la organización tuvo que ofrecer unas lanchas Zodiac para cruzar a los atletas. En el último cuarto de carrera se llega al Río Americano, sobre el emblemático puente Quarries, construido en 1912. Los kilómetros finales transcurren por sencillas pistas hasta alcanzar la pista de atletismo de Auburn. El campeón inscribe su nombre en la copa oficial y poco después la devuelve. Porque solo hay un trofeo y pertenece a la organización.

PALMARÉS Y ESPAÑOLES

Western States 100: origen, historia, recorrido, españoles y favoritos

Hay muchos nombres propios en los libros de historia de la Western States. Uno de ellos es el de Tim Twietmeyer, quien ostena 25 ediciones finalizadas en menos de 24 horas. Más conocido por todos nosotros es Scott Jurek, heptacampeón de la prueba entre los años 1999 y 2005. Aunque todos estos registros se quedan pequeños si hablamos de Ann Trason, para muchos entendidos la mejor ultrafondista de todos los tiempos. Una bióloga que competía contra los hombres y que logró colarse en el podio absoluto en algunas ediciones. En su palmarés cuenta con 14 triunfos en la WS100 (1989-1998 y 2000-2003). Un hito impensable a día de hoy.

En el histórico de la prueba californiana también destacan nombres como los de Tim Olson y Rob Krar, con dos entorchados cada uno, o Ellie Greenwood y Niki Kimball, con dos y tres victorias respectivamente.

En España la carrera empezó a coger relevancia en el año 2010. En aquella ocasión un joven Kilian Jornet viajaba hasta Squaw Valley para competir contra la armada americana. Todavía se acuerda de la pelea que tuvo contra Anton Kupricka y Geoff Roes. El corredor de la Cerdanya sufrió algunos cuadros de deshidratación que le impidieron hacerse con la victoria. Aquel año ganó Geoff Roes, por entonces uno de los mejores ultramaratonianos del mundo.

En el año 2011 todo cambió. Con más experiencia y mejor preparado, Kilian regresó a California y esta vez no perdonó. El cartel fue tan duro como la edición anterior, con tipos como Jezz Bragg, Nick Clark o Mike Wolfe en la línea de salida, pero el catalán resistió todos los embistes americanos y se convirtió en el primer atleta no nativo en inscribir su nombre en el palmarés de la prueba. Su crono fue de 15 horas y 34 minutos, el tercero más rápido de la historia.

Kilian no ha sido el único atleta español en vivir el sueño americano de la Western. En el año 2014 un Miguel Heras pletórico viajaba hasta California con intención de llevarse el triunfo. El atleta salmantino llevaba buena carrera, pero los problemas físicos le llevaron a abandonar poco después del ecuador del recorrido, cuando marchaba en segunda posición. En 2015 la catalana Emma Roca lograba una meritoria quinta posición en categoría femenina, mientras que en 2016 el mallorquín Tofol Castanyer registró un undécimo puesto en meta tras desviarse del trazado cuando marchaba dentro del top-5. Jordi Gamito, ha sido otro de los corredores que ha podio tomar la salida en la WS100, lo hizo en 2019, y no pudo llegar hasta el final. En la milla 80 se vio obligado a abandonar debido a problemas estomacales. Otra de las corredoras que ha hecho un gran papel y que guarda una gran relación con nuestro país es Ragna Debats, que en la pasada edición logro alzarse con la tercera posición con un tiempo de 17 horas 41 minutos 13 segundos.

Los mejores vídeos