comitium

¿Cómo entrenar con altas temperaturas?

La humedad es nuestra gran enemiga

Cómo entrenar con altas temperaturas ©Stock 1359362973
Cómo entrenar con altas temperaturas ©Stock 1359362973

Cada día la climatología nos da muestras inequívocas del desgaste que ha estado sufriendo el medio ambiente a lo largo de todos estos años. Esto se transforma en fenómenos meteorológicos extremos (y cada vez más duraderos), que hacen que tengamos que modificar nuestros hábitos de vida y por supuesto también de entrenamientos. Y es que solemos ser muy poco flexibles a la hora de entrenar, o modificar sesiones, aún a riesgo de poner nuestro propio cuerpo en peligro. Y esto es algo que no debemos banalizar. 

Muchos entrenan para competir, pero todos entrenamos (entre otras muchas cosas) para estar más saludables. Con lo que la primera base de nuestro programa de entrenamiento estival, ha de ser la salud. 

Hay muchos puntos que debemos tener en cuenta a la hora de afrontar nuestros entrenamientos con estas temperaturas y esta percepción del calor. Es vital el haber tenido un buen descanso, y una correcta hidratación. Y con tener una correcta hidratación, hablamos de una buena hidratación en el organismo, no sólo durante las sesiones de entrenamiento. Algunos de los síntomas de una mala hidratación son: sequedad en la piel, fatiga, irritabilidad, debilidad, boca seca o pegajosa, vahídos.

Es un aspecto que debemos vigilar mucho, teniendo en cuenta además que con el paso de los años nuestra sensación de sed es menor con lo que es más sencillo estar mal hidratados.

Modifica entrenamientos, hidrátate bien, sal con ropa transpirable y sobre todo cuídate, esa debe ser nuestra principal premisa. No tienes por qué hacer series a las 3 de la tarde con un calor infernal, ni una tirada larga. Trata de hacer los entrenamientos a primera hora del día o a última de la tarde-noche (en muchas zonas de España esto es ya imposible). Se puede mantener la forma física de muchas maneras. Se flexible y modifica los entrenamientos sin ningún tipo de remordimiento, y si no puedes entrenar... no pasa nada. Recuerda que el descanso también forma parte del entrenamiento. 

La humedad, nuestra enemiga

Así es. La sensación térmica real varía en función de la humedad que haya. Por eso, más que al calor en si, debemos prestar atención a la humedad y la sensación térmica que tengamos. Para que os hagáis una idea, 31ºC con una humedad del 55% se traduciría en una sensación térmica de 39ºC. Según un estudio realizado en la sala de calor de la Universidad de Kingston (Londres, Reino Unido), correr con temperaturas de entre 30ºC y 35ºC entraña sus riesgos, pero también es verdad que, con una buena preparación, hidratación y siendo conscientes del esfuerzo que se realiza, se puede entrenar de forma segura con estas temperaturas.

Entrenar con temperaturas superiores a los 35º incrementa exponencialmente la posibilidad de sufrir deshidratación, golpe de calor, etc... 

Tabla de sensación térmica
Tabla de sensación térmica

 

Nuestros destacados