7 consejos para tener unos pies sanos

Los grandes olvidados

Redacción Trail Run

Los pies son esos pequeños amigos que nos ayudan a avanzar durante kilómetros y kilómetros, y en no pocas ocasiones olvidamos cuidarlos como se merecen. Tener unos pies sanos es relativamente sencillo y puede evitarnos más de un disgusto. Toma nota de estos siete consejos que te damos: 
- Utiliza calcetines técnicos que estén específicamente diseñados para correr. Los fabricantes tienen en cuenta los lugares con mayor riesgo de roce y protegen estas zonas con tejidos que evitan ampollas y rozaduras. 
- Si tienes la piel sensible y eres proclive a las ampollas y las rozaduras, utiliza algún producto cuando vayas a realizar una tirada larga o las condiciones (humedad, calor...) del clima puedan favorecer la aparición de empollas. Con aplicar vaselina o algunos polvos especiales puede ser suficiente. 
- No estrenes las zapatillas en un rodaje excesivamente largo. El mejor momento es un día que vayas a hacer un entrenamiento corto donde la exigencia sea baja y puedas testar tranquilamente tu nuevo calzado. Es más, si antes de ese día de estreno las has utilizado ya antes para andar o caminar, todavía mejor. 
- Conoce con el mayor detalle posible tu pisada. Acudir a un podólogo para saber cómo es nuestra biomecánica nos puede ayudar a la hora de escoger zapatilla y tomar otras decisiones.  
- Tras un entrenamiento exigente o cuando las condiciones climatológicas sean de fuerte calor, pon "en remojo" tus pies durante unos minutos. Un pequeño baño de agua fría les ayudará en la recuperación y reducirá la inflamación por el esfuerzo. 
- Los pies también necesitan hidratarse. Trata de hacerte con una crema y utilizarla periódicamente para que la piel de los pies esté protegida ante los peligros habituales: rozaduras, ampollas, eccemas, etc. 
- Después de correr, una vez en casa, cuando te sientes en el sofá, trata de mantener los pies en una posición más elevada para ayudar al retorno venoso.