¿Cómo influye el drop de una zapatilla en nuestra pisada?

Diferencias entre un drop alto y un drop bajo

Por Raúl Martínez, de la Clínida del dolor Neuromuscular

¿Cómo influye el drop de una zapatilla en nuestra pisada?
¿Cómo influye el drop de una zapatilla en nuestra pisada?

El drop se conoce como la mayor diferencia de altura de la parte posterior del pie respecto de la parte anterior o digito-metatarsal. Un drop alto y habitual (12 mm), suele ofrecer mayor amortiguación a la parte posterior del pie (siendo dependiente del material usado por fabricante), y además un apoyo de talón más temprano al realizar un contacto talón-suelo prematuro con la misma flexión dorsal de tobillo. Por el contrario un drop bajo (4-0 mm) suele ofrecer menor amortiguación y un contacto de retropié posterior y un incremento muy grande de la propiocepción. La utilidad de uno u otro depende de diversos factores, como puede ser la biomecánica del paciente, la técnica de carrera, estado muscular (musculatura posterior de pierna y muslo), el peso, tiradas largas o cortas, etc. Un drop alto puede beneficiar a personas que se quieren iniciar en el deporte de correr, o personas con patología de cadena posterior o una gran exigencia de amortiguación, bien por peso o talalgias, mientras que el drop bajo conviene a corredores con experiencia y buena técnica de carrera. En montaña nos decantaríamos por un drop medio con suficiente capacidad de amortiguación debido al terreno, y a su vez con una buena capacidad propioceptiva y de control, siempre teniendo en cuenta los factores antes citados.