comitium

Cómo equiparte para la WAA 360º The Challenge Gran Canaria

Material y aspectos a tener en cuenta en una de los eventos más extremos del mundo del trail

Por Juan González

Foto: Carlos Díaz
Foto: Carlos Díaz

La elección del material para una carrera es fundamental. Decisiones equivocadas, o por el contrario, acertadas, pueden determinar nuestro éxito o fracaso en la carrera. Tampoco podemos obviar el factor suerte, pero hay que intentar en medida de lo posible, que lo que depende de nosotros, todo aquello que es tangible, medible y cuantificable, controlarlo concienzudamente, con el objetivo de aumentar las posibilidades de llegar a meta. En una carrera o aventura, como sería conveniente calificar a la 360º The Challenge, la elección de nuestro material requiere gran minuciosidad. Son 250 km y no menos de 12.000 m de desnivel positivo a completar en un máximo de 100 horas. Aquí todo suma, y lo erróneo resta el doble. La 360 es fortaleza. Es estrategia. Es método.

The WWA 360º The Challenge Gran Canaria se ha convertido desde su nacimiento en uno de los eventos más extremos del mundo del trail running. La 360 se separó en 2021 de la Transgrancanaria para caminar en solitario por las montañas y barrancos de las Islas Canarias. Tras cinco ediciones celebrándose en Gran Canaria y una en la isla de La Gomera, en 2022 vuelve a la isla redonda este evento marcado por su carácter internacional, ya que los amantes de los desafíos más extremos llegan desde los cinco continentes para ponerse a prueba en una carrera que les marcará la vida. Este reto se celebrará del 16 al 20 de noviembre y contará con un recorrido extremo que los participantes podrán conocer quince días antes de la salida. Los corredores tendrán 101 horas para completar el recorrido que discurrirá por las zonas más emblemáticas de Gran Canaria, parajes desconocidos para los mortales, cargados de gran belleza y dureza a partes iguales. Un trazado técnico de muy larga distancia, sin balizar, con la única ayuda de la cartografía y el track, con bases de vida a lo largo del recorrido, con la gestión del sueño como elemento diferenciador y con varios días de aventura.

 
Tres preguntas clave que tienes que hacerte


Se trata de todo lo relacionado con lo físico, lo material, sobre lo que podemos decidir llevar o descartar. No pierdas de vista este check-list.
 

1. Comodidad. ¿Qué previsión tienes en cuanto a tiempo/horas en carrera? ¿Qué estimación en cuanto a uso esperas darle a ese artículo?

2. Fiabilidad. ¿Confías en los productos escogidos, durante todas esas horas?
 

3.Usabilidad. ¿Lo que escojas, va a ser práctico en carrera? ¿Su uso acarrea alguna complicación? ¿Estás familiarizado/a con su utilización?

Ten siempre presente estas 3 cuestiones. Pregúntate si cada uno de los productos que escojas cumple con esos 3 requisitos. Y han de ser los 3. No debe, ni puede flojear ninguno de ellos. Si alguno flaquea, descártalo.
Recuerda; el objetivo es llegar a meta. maniobra en el menor tiempo posible. Hay mochilas de esta capacidad altamente comprimibles, por lo que podrás ajustarlas en función de la carga que lleves en cada momento. Los acolchados han de ser acordes a las horas en carrera.

La mochila, tu compañera inseparable

Va a ser un anexo tuyo día tras día. Ten en cuenta que la carrera es en régimen de semi-autosuficiencia. Has de ser capaz de gestionar la alimentación y seguridad entre las bases de vida, que pueden encontrarse a unos 50-60 km de distancia entre ellas. Te conoces mejor que nadie, sabes cuánto necesitas beber, y comer. Tu mochila ha de ser capaz de contener reservas de agua y comida, además de una extensa lista de material obligatorio y recomendable.
Por lo tanto, debería tener entre 20 y 24 litros de capacidad. Puede ser más pequeña, pero no es cómodo tener que desmontar media mochila en medio de la montaña para sacar aquel producto que necesitas en ese momento. Especialmente si a causa del frío, lluvia o viento, has de realizar una maniobra en el menor tiempo posible. Hay mochilas de esta capacidad altamente comprimibles, por lo que podrás ajustarlas en función de la carga que lleves en cada momento. Los acolchados han de ser acordes a las horas en carrera.

- Revisa las costuras. Asegúrate que no haya descosidos y que el tejido no esté cuarteado o agrietado. No será la primera vez que he visto cómo se rompía el tejido de una mochila en carrera a causa del deterioro.
- Verifica las cremalleras. La cal acumulada por el sudor, o el polvo entre los dientes y el carro de la cremallera, pueden complicarte el hecho de abrir o cerrar algún bolsillo o compartimento.
- ¿Has hecho larga distancia con esa mochila? ¿Sabes si va a causarte roces o dolor localizado en uno o varios puntos? ¿Conoces tu mochila, hasta el punto de poder meter o sacar algún artículo, totalmente a oscuras?
- ¿Tienes el depósito de agua trasero adicional y la manguera en buen estado?

La respuesta a estas preguntas, ha de producirse sin titubeo.

 
Ropa aislante y térmica

Te aconsejo que no racanees en el material. Vas a estar muchísimas horas solo (ten en cuenta que únicamente tendrás 99 compañeros a lo largo del recorrido). Has de ser totalmente autónomo en cuanto al material en noviembre (del 16 al 20), en una climatología cambiante como la de la isla de Gran Canaria. Una camiseta térmica tipo segunda piel en la mochila es imprescindible. Manguitos, guantes y gorro no pueden faltar. Pesan y abultan poco. Las prendas impermeables has de llevarlas siempre en tu mochila. Me refiero a pantalón de agua, poncho (a ser posible lo suficientemente holgado para ponértelo encima de la mochila), y una buena chaqueta.
Es más, aconsejo llevar una chaqueta con membrana impermeable y un cortavientos. Te aseguro que en alguna carrera he llegado a ponerme las dos prendas de forma simultánea. Sí, sí, una encima de la otra. Una funda de agua para la mochila tampoco debería faltar.
Mi consejo, es que si llevas asistencia, puedan facilitarte ropa de recambio en cada base, como por ejemplo, camisetas térmicas. En caso de no disponer de asistencia externa, la organización te transportará a cada base de vida un petate o bolsa de gran capacidad (entre 30 y 50 l) con el material que hayas decidido meter en cada una de ellas. Lo ideal, es dejar camisetas térmicas, pilas de repuesto y nutrición en cada base, para

 DR 3563
 


 

La elección de las zapatillas


El dolor de cabeza de más de uno. Y es que no sabemos a ciencia cierta qué terreno vamos a encontrar a lo largo de todos esos kilómetros, así como las condiciones de ese terreno. Mi consejo, si tienes la posibilidad, es que
lleves varios pares. La sensación de cambiar de calzado cada 50 ó 60 km es reparadora.
No solo en lo físico, también en lo mental. Es como una especie de reseteo, o cambio de “etapa”. Utiliza tus mejores zapatillas, aquellas con las que hayas hecho alguna carrera larga, y sepas que no te van a fallar. Eso sí, mejor que estén en un estado óptimo y les quede vida útil. No llevaría a una carrera de este tipo una zapatilla con 500 ó 600 km. Al final, es una de las citas u objetivos de la temporada, no vale la pena jugársela. Aprovecha también cada base de vida para cambiar de calcetines. Este punto es indispensable.

 
GPS, un instrumento imprescindible 

Es un instrumento imprescindible para la 360, pues la carrera no está marcada. De la calidad de la pantalla y cartografía dependerá la facilidad con la que puedas llevar a cabo la navegación. En este tipo de carreras prefiero llevar un
navegador de mano, y el de muñeca como apoyo. La autonomía que ofrecen con pilas de litio y la pantalla de mayor tamaño facilita la navegación, pues contiene mucha información. Por otro lado, es fácil hacer “zoom” y moverse por la pantalla. Acostumbro a cambiar las baterías en cada base de vida, estén como estén. Ten muy en cuenta la capacidad de memoria, ya que (especialmente) en algunos relojes, no cabe el track entero. Hay casos en los que has de introducir el track por tramos (dependerá del dispositivo). La organización enviará días antes los tracks, tanto enteros como por secciones, es decir, los tramos entre bases de vida.

 
Cargadores y dispositivos electrónicos

Finalmente te recomiendo que lleves en una bolsa estanca dentro de la mochila cables para cargar tanto el smartphone como el dispositivo GPS y el frontal (si fuese recargable), así como un PowerBank o batería anexa. Ten siempre la posibilidad de poder recargar tus aparatos electrónicos en cualquier momento. Hay dispositivos que no pueden ser utilizados mientras se cargan (por ejemplo, algunos relojes GPS utilizan cables con una conexión que imposibilita llevarlos en la muñeca). Aprovecha la red eléctrica en las bases de vida para cargar todos tus aparatos.

 

360thechallenge.com/
360º The Challenge repartirá 4100 euros en metálico en la próxima edición ©Carlos Díaz

Relacionado

360º The Challenge repartirá 4.100 euros en metálico el próximo noviembre

La 360º The Challenge vuelve a Gran Canaria

Relacionado

La 360º The Challenge vuelve a Gran Canaria

Nuestros destacados