Ultratest: Scott T2 Kinabalu 3.0

Nacidas para la pista
Nano López -
Ultratest: Scott T2 Kinabalu 3.0
Ultratest: Scott T2 Kinabalu 3.0

Nos perdemos por Montserrat (La montaña mágica) para probar esta nueva zapatilla de la marca suiza. La propuesta de Scott con las T2 Kinabalu 3.0 podría recordar a aquel programa llamado “¿Qué apostamos?”.

Básicamente, la apuesta es la de una zapatilla muy dinámica, que ofrece un confort de carrera total en terreno pistero y se adapta bastante bien en terreno técnico. Es como si alguien hubiese retado al equipo de diseño de la marca, ya que han conseguido una zapatilla muy camaleónica…

No son unas zapatillas extremadamente ligeras en la mano, pero como no corremos con las manos y sí con los pies, una vez puestas, parece que ese ligero sobrepeso desaparece para -como ya hemos dicho- ofrecerte una cómoda zancada, gracias a la fina y ligera mediasuela en la parte de los dedos, y a un refuerzo máximo en la zona del talón. Con ello, la zancada “en redondo” te ofrece mucha seguridad y confort durante muchos kilómetros, ya que se conforma una suela con la intención de otorgar larga durabilidad.

Sin ser por lo tanto una zapatilla precisamente minimalista, con un drop de 11 mm, es muy apta para los que les gusta pasar horas en la montaña sin tener la sensación de estar pisando todas y cada una de las piedrecitas del camino. Este punto se ve reforzado además con una magnífica lengüeta que te aísla perfectamente de cualquier tensión en los cordones, básicamente para evitar roces o molestias en el empeine.

Podemos decir que tienen una gran adaptación a terrenos menos favorables (trialeras, suelo mojado, siendo quizá, y debido a la amplitud entre tacos, dónde más “baila”) o senderos técnicos y que cumplen con creces en terrenos amplios, pisteros y de larga zancada, para darte una gran estabilidad y comodidad.

No es una zapatilla especialmente diseñada para drenar con facilidad el agua en caso de tener que jugar a ser Moisés, pero sí que es cierto que pese a no estar diseñada para lidiar con terrenos pantanosos, se defiende bastante bien, primero, a través de los orificios en el talón, y segundo, a través de un upper bastante más fino que su hermana mayor y antecesora de la gama Kinabalu. Ofrece una gran transpirabilidad, consiguiendo de esta forma evitar una sensación de humedad o hipersudoración del pie.

La suela, como ya hemos comentado, está diseñada para pistear de forma muy cómoda, y es que algo bueno tendría ya el modelo anterior, ya que no se ha variado nada y se ha copiado tal cuál la forma, espaciado y cantidad de tacos, mejorando la mediasuela y upper, para conformar una zapatilla que tras más de 120 km en dos semanas, se le puede otorgar un notable alto.

LO +: Comodidad y amortiguación en caída

LO -: No son unas zapatillas que se puede clasificar como ligeras

Peso: 375 g

PVP: 120 €

Puntuaciones:

Confort: 5/5

Amortiguación: 4/5

Sujeción pie: 4/5

Estabilidad: 5/5

Torsión y Flexibilidad: 4/5

Protección: 4/5

Ligereza: 3/5

Te recomendamos

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Ligera, potente y cabe en el bolsillo del pantalón: así es la linterna frontal BINDI ...

Así es el Suunto 9, un pulsómetro diseñado para ayudar al trailrunner en sus entrenam...