¿En qué debo fijarme para elegir mi mochila ideal?

9 aspectos que debes estudiar
Redacción Trail Run. Foto: Mikel Helsing. -
¿En qué debo fijarme para elegir mi mochila ideal?
¿En qué debo fijarme para elegir mi mochila ideal?

Accesibilidad. Las mochilas de trail running han evolucionado enormemente en muy poco tiempo y su actual diseño permite al corredor tener un acceso fácil y rápido a la mayoría de compartimentos. Aun así, debemos fijarnos en cómo están distribuidos los bolsillos, si estos son con cierre de cremallera o de velcro, si son herméticos o con malla de rejilla, así como su ubicación (en la parte delantera, trasera o en los laterales). En cualquier caso, el objetivo es portar todos los objetos y productos que necesitemos y tener un fácil acceso a ellos para minimizar el tiempo perdido.

Comodidad. Aunque a la hora de comprar una mochila es difícil evaluar este aspecto, la comodidad debe ser una prioridad en nuestra elección. Hablamos de pasarnos un buen puñado de horas con este bulto en nuestra espalda, lo que condiciona también nuestra manera de correr. En pruebas de larga distancia, a medida que pasan los kilómetros, “cualquier cosa molesta”, por tanto, debemos asegurarnos de que la mochila, ante todo, es cómoda para nosotros. Para ello, fíjate en su ergonomía, en los lugares en los que están las correas y los cinturones, en que el material sea suave y no roce la piel, que no provoque que se arrugue la ropa y, sobre todo, en la zona de la espalda y los hombros, que tenga el suficiente almohadillado para evitar rozaduras y nos permita ir cómodos en todo momento.

Ajuste. Este aspecto está directamente relacionado con el anterior, ya que un buen ajuste nos permitirá, en gran medida, ir cómodos en carrera. Como ajuste entendemos la capacidad de la mochila de adaptarse a la morfología de nuestro cuerpo. Evitar la vibración y el deslizamiento de la mochila a la hora de correr es clave. Fíjate en el sistema de cinturones y correas, que sean personalizables y tengan un abroche sencillo que nos permita aflojar o apretar en cualquier momento. Este tema es especialmente sensible para las corredoras, ya que muchas mochilas tienen una de las correas a la altura del pecho. La mayoría de las mochilas de hoy en día tienen varias tallas, pregunta por ellas y elige la adecuada a tu altura y volumen.

Capacidad. Hablamos del tamaño de la mochila, que debe ajustarse al espacio que necesitemos para guardar los productos que queremos llevar. Las mochilas de trail running miden su capacidad en litros y las disponibles en el mercado actual suelen bascular entre los 5 y los 15 litros. Dependiendo de la distancia que vayamos a afrontar, una mochila de 5 litros servirá para carreras más cortas, mientras que para ultras o carreras por etapas, necesitaremos al menos 10 litros.

Hidratación. Una de las principales funciones de estas mochilas es la de ayudarnos a llevar nuestra propia bebida encima. La mayoría de las mochilas del mercado incorpora de serie un depósito de hidratación con un tubo que nos permite hidratarnos en carrera con gran comodidad, aunque existen depósitos de muy distinta capacidad. En función de las carreras que corras, elige uno más pequeño para ahorrar peso o quizá alguno más grande si haces ultradistancia, aunque la clave en este caso será cuánto llenar el depósito. También las hay sin depósito -aunque puede incorporarse por separado si se quiere más adelante- o adaptadas para guardar bidones, que en todo caso deben quedarnos a mano.

Resistencia. Con las mochilas ocurre como con la ropa: la calidad se paga. Hay mochilas de muy distintos tejidos y materiales, unas que resisten mejor en verano y otras que se adaptan al invierno y a los climas complicados. Pregunta al especialista por las membranas y materiales con los que está construida la mochila, y fíjate en los acabados. La construcción y combinación de los tejidos y su uso en unas zonas u otras determinará los kilómetros de vida de una mochila.

Peso. Vivimos en la era de los minimalismos y la ligereza, y no solo de las zapatillas se trata de reducir peso en cada temporada, también de las mochilas. Lógicamente, cuanto más grande sea una mochila, más pesará tanto por su amplitud como por su carga; pero hay marcas del mercado que ponen mucho empeño en quitar peso a la mochila. La clave es encontrar un equilibrio para quitar peso de la mochila sin que afecte en exceso a su durabilidad o vida útil. Valora tus necesidades y opta por lo que vayas a necesitar en función de tus próximos retos.

Extras. El conocimiento de los fabricantes sobre el mundo del trail running aumenta a medida que reciben feedback de los corredores. Hay muchas mochilas que cuentan con algunos extras específicos para ser utilizadas en carreras o en condiciones concretas. Cuando la tengas en la mano antes de comprarla, “investígala”. Algunos extras pueden ser un bolsillo impermeable que funcione a modo de funda para el móvil, adaptador para sujetar los bastones, enganche para acoplar el MP3 y salida para auriculares, etc.

Precio. Con las mochilas ocurre algo similar a las zapatillas: conviene no escatimar muchos gastos, aunque cada persona tenga un presupuesto para su mochila. En cualquier caso, es un complemento que nos acompañará muchos kilómetros y nos proporcionará comodidad a la hora de correr. Hay mochilas muy baratas, desde 20 o 30€ hasta mochilas de 100€ e incluso más caras. Valora tus necesidades y tu presupuesto.

Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Ligera, potente y cabe en el bolsillo del pantalón: así es la linterna frontal BINDI ...

Así es el Suunto 9, un pulsómetro diseñado para ayudar al trailrunner en sus entrenam...