Engánchate al trail en tres zancadas

Tres sencillos consejos para engancharte al trail running

Xim Escanellas

Engánchate al trail en tres zancadas
Engánchate al trail en tres zancadas

Como toda actividad física, el trail running también engancha. No es que lo digamos nosotros, lo dice la ciencia. Y lo atestiguan millones de corredores de todo el mundo. Por el medio en el que transcurre y se desarrolla, se multiplican las ganas de volver una y otra vez. Si estás empezando, guarda muy a mano estos tres consejos del entrenador Xim Escanellas.

 

TÓMATELO CON CALMA

Si vienes de otras disciplinas, tómatelo con mucha calma, aunque creas que eres un atleta con experiencia. El trail tiene un importante componente técnico, seguramente te tropieces con la mitad de las piedras y ramas de los senderos. Es algo totalmente normal, debemos ir adquiriendo poco a poco la técnica de carrera adecuada y los reflejos que nos ayudarán a correr por montaña como lo hacemos por asfalto (o casi).

Si eras sedentario pero te quieres enganchar al trail, necesitas más calma aún. Hablamos de un deporte muy exigente y gratificante en todos los sentidos. Disfruta de los paisajes, alterna caminar con correr, no busques ni lugares demasiado técnicos ni te pases metiendo desnivel. Saborea cada paso. En pocas semanas tu cuerpo te irá pidiendo más, perfeccionarás tu técnica y, aunque ahora mismo no lo tengas tan claro, mejorarás y correrás más rápido de lo que piensas.

 

HAZ TRABAJO DE FUERZA

En el trail un buen trabajo de fuerza es una de las bases más sólidas para no sufrir lesiones, tirones o agotamiento. Practicándolo utilizamos muchos grupos musculares, por lo que es imprescindible trabajarlos para llegar al éxito personal.

 

REGULA TU ESFUERZO

Muchos corredores tienen una agilidad innata, se adaptan muy fácilmente al medio y enseguida se ven con confianza para meterse en zonas más técnicas y con más desnivel. Si eres uno de ellos, no te desfondes en rutas que no conoces bien, es mejor llegar al fin del entrenamiento con pilas que nos quedarnos a falta de unos kilómetros con una pájara horrible. Un kilómetros con una pájara en asfalto puede suponer 6 minutos de tu reloj; en la montaña multiplica el tiempo por tres.