comitium

Yo pensé que Strava era rusa

La particular visión de Gobitu sobre la app deportiva

Gobitu Bode

Yo pensé que Strava era rusa
Yo pensé que Strava era rusa

¡Qué cosas tiene la vida!, te alejas un poco de la "alta competición" y cuando quieres volver a resurgir de tus cenizas, te das cuenta de que estás en otra pantalla, que la gente corre más, que tus zapatillas ahora solo valen para andar por casa o ir a la playa, que tus bastones ya son para la tercera edad o que los relojes de muñeca han dejado de ser de arena.

Del estilismo a la hora de vestir, podría dar un auténtico clínic. Hemos pasado de vestir pantalones tres tallas más pequeñas como en los 60, a una amalgama de prendas de todo tipo que uno ya no sabe si se está en un trail de montaña o en el Love Parade.

Pero si hay algo que ahora me flipa es Strava. Hasta hace poco, oía esa palabra de vez en cuando, pero en los últimos tiempos, cada vez la escuchaba más y más hasta el punto de poner mi maquinaria sibilina cerebral a funcionar.

Tengo que decir que haciendo gala a mi condición , lo primero que se me vino a la cabeza fue una mujer rusa guapísima que corría un montón. No era para menos. Todo el tiempo escuchaba:"vaya cómo mola Strava" "Vaya guay Strava" "Joder con Strava, se sale".

Mi continua condición de investigador, me llevó a pensar en que aparte de Azara, Gema; Caroline, etc, teníamos una nueva corredora que andaba la de Dios. Fue entonces cuando me puse a buscar en redes sociales a la tal Strava y curiosamente el único perfil que me salía, era una señora que tenía una carnicería en Georgia que salía con un cuchillo en una mano y un cerdo colgando de 80 kilos de la otra. Me acerqué a la pantalla mucho y abrí los ojos también, los abrí mucho. El silencio del taciturno invadió la habitación pero aún así no me dejé impresionar. Actualicé el Facebook y volví a iniciar la búsqueda de Strava. Nada, era esa mujer otra vez con el cerdo en la mano. Ahora si me impresioné del todo. Probé en Instagram, pero salía esa dichosa mujer con la cabeza de una vaca.

Yo pensé que Strava era rusa, joder. Y que todo el mundo hablaba de ella porque corría la de Dios y era guapísima. Todo el mundo hablaba del segmento del Strava como algo maravilloso y yo para mis adentros dejaba volar mi imaginación con el dichoso segmento. Me lo imaginaba, en fin. Ahí no se quedó la cosa , fui a la raíz del asunto y de lo que me doy cuenta, es de que si no tienes Strava eres uno de esos de color verde con antenas en la cabeza. Lo reconozco, estoy fuera.

El otro día salí a la montaña, como llevo haciendo toda mi vida y quedé con un grupete de amigos para irnos al Parque Natutal de Redes a correr un poco. Mala idea; ya estaban todos enfermos con la maldita aplicación. Íbamos tan tranquilos charlando, hasta que uno gritó "segmento". Y todo cambió. De repente habían desaparecido todos. Allí estaba yo solo en el medio del bosque esperando no sé muy bien qué. No sabía muy bien qué hacer; el caso es que me puse a gritar "segmento" una y otra vez como una loca a ver si pasaba algo pero nada. Me sentía ridículo allí solo dando voces esperando a que alguna fuerza motriz divina me despegara los pies del suelo pero no. No era para mi esta vez. Así que me olvidé de todo, seguí a mi aire con la ruta y después de una hora allí estaban todos mirando sus relojes como poseídos. Es entonces cuando me di cuenta de lo que era Strava. La gente ahora entrena más, corre más, se motiva más y todo gracias a mi amiga "la carnicera georgiana". Están enfermos de las aplicaciones, salen al monte a entrenar, pasan por delante de un rinoceronte rosa y ni lo ven. Sólo cuenta el tiempo que haces en el segmento. Es más, ya existe cierta picaresca entre usuarios donde la gente repite y repite cierto segmento hasta que tiene un tiempo decente para subirlo y suscitar la expectación necesaria para auparle al olimpo de los dioses. Hasta en bici. ¡Están locos estos romanos! Al menos me queda el consuelo de pensar, que el nivel que se está consiguiendo en los últimos tiempos, posiblemente tenga bastante que ver con la "rusa" y que toda esta fiebre por las matemáticas y los segmentos será por mejorar el rendimiento.

Algunos, nuestras matemáticas nunca pasarán de los catetos...