comitium

El trail running de salón

El trail running de salón no existe. No puede simularse un trail en un gimnasio si no es a base de imaginación. De mucha imaginación

ROBERTO PALOMAR. Ilustración CÉSAR LLAGUNO

El trail running de salón. Ilustración César Llaguno
El trail running de salón. Ilustración César Llaguno

Los corredores tienen la cinta en el gimnasio. Los ciclistas, la bici estática o el rodillo. Hasta los esquiadores pueden apañárselas con una elíptica para hacer esquí de fondo. O los nadadores con un invento que les permite bracear sin moverse del sitio si la piscina está a tope. Incluso los escaladores que acuden al rocódromo pueden saciar sus ansias verticales y hasta competir en sus paredes plastificadas. Hay simuladores de vuelo y de fórmula uno. Pero no hay nada bajo techo que sustituya al trail running ningún empresario va a gastar su tiempo y su dinero poniendo un pedregal en la sala donde se dan las clases de aerobic o el lecho de un río en la sala de pesas. O una torrentera en las escaleras.

El trail running de salón no existe. No puede simularse un trail en un gimnasio si no es a base de imaginación. De mucha imaginación. En la elíptica, vamos bastoneando camino de un collado. Metiendo inclinación y velocidad a la cinta de correr, nos inventamos una cuesta que nos lleva a ninguna parte. Eso es todo. Poco más. Así que el duro invierno, la falta de luz, el entorno urbano donde uno se mueve o los horarios menos flexibles de estas semanas de frío y oscuridad constituyen una auténtica tortura mental y física para el trail runner. Sufre hasta que llega el fin de semana y saca un rato para ir al gimnasio más vasto y barato del mundo: el monte. Gratis. Sin cuota de permanencia. Eso sí, hay que hacer un poco de mantenimiento a la instalación.

No me tiren los envoltorios de los geles y esas cosas… 

En su afán por no perder el tono y la forma, el trail runner de "jornada laborable" se aferra a todo, a lo que sea: a las TRX colgadas detrás de la puerta de la terraza, a los gurús de Youtube que prometen entrenamiento integral con sólo 15 minutos diarios

En su afán por no perder el tono y la forma, el trail runner de "jornada laborable" se aferra a todo, a lo que sea: a las TRX colgadas detrás de la puerta de la terraza, a los gurús de Youtube que prometen entrenamiento integral con sólo 15 minutos diarios, a las series de cuestas en una pasarela de la autopista que está bien iluminada y permite ir alegre... Hasta que al final uno se agarra a lo más lógico y parecido al trail: correr por donde sea y a la hora que sea. Correr cuando no corre nadie, correr cuando la gente está viendo series. Dejar volar la imaginación como un preso mirando por los barrotes de la ventana: aquella farola son las luces de un refugio, ese charco es un humedal, aquel bar parece un avituallamiento, la cruz de la farmacia es el puesto de los médicos... Para un trail runner, la luz del móvil es un frontal.

Cuando un trail runner se cruza en plena ciudad con otro de su especie, a esas horas, por esos sitios, se reconocen como iguales: otro que no ha podido entrenar. Otro al que se le ha hecho tarde. Otro que se aburre en el gimnasio. Dentro de los deportistas populares, somos una subespecie particular porque nadie tiene más difícil que un corredor de trail encontrar la instalación o inteligencia artificial que simule o se aproxime siquiera a las condiciones de su medio natural.

 

Así que el trail runner desarrolla como pocos una de las mejores cualidades del ser humano: la

capacidad de adaptación. De no ser por este instinto de conservación, los meses que van desde un cambio de hora hasta el siguiente cambio de hora serían, simplemente, insoportables. Ánimo. Ya queda menos.

El trail y su cupo de tramposos, por Roberto Palomar

Relacionado

El trail y su cupo de tramposos, por Roberto Palomar

Los trailrunners, esos personajes..., por Roberto Palomar

Relacionado

Los trailrunners, esos personajes... por Roberto Palomar

Reflexiones de uno que “odia” el trail, por Roberto Palomar

Relacionado

Reflexiones de uno que “odia” el trail, por Roberto Palomar