La huella de Manu Vilaseca

Los sueños pueden transformarse en realidad,
Manu Vilaseca -
La huella de Manu Vilaseca
La huella de Manu Vilaseca

Yo era solo una adolescente, apasionada por los animales. En aquella época era alumna de la escuela de equitación y no tenía mi propio caballo, aunque ya existiera en mis sueños. Cada día iba a la hípica, aunque no tuviera clase, iba de pantalón largo y botas y me quedaba a la orilla de la pista observando, esperando una oportunidad para montar, pero la mayoría de las veces volvía a casa con las ganas.

Esa era mi pasión. Basta decir que estudié en una escuela americana y tenía todo para ir a la universidad en Estados Unidos. Era buena estudiante y tenía notas para conseguir beca, pero la posibilidad de salir del país nunca se cruzó en mis pensamientos. ¿Por qué? ¿Porque era muy joven para vivir sola? No, simplemente porque no podía imaginar mi vida sin mi caballo.

Pero volvamos a algunos años antes, cuando yo todavía montaba en la escuela. Recuerdo un fin de semana estar con mis padres hablando de caballos y de cuánto quería tener el mío. Mi padre me decía que era muy caro y que él no podía comprarlo, pero el sueño seguía vivo dentro de mí. "¿Y si me toca la primitiva?”, pregunté un día. "Bueno, si te toca, entonces sí. Pero para eso tienes que jugar", respondió mi padre.

Pasado más o menos una semana de aquel día, estábamos mi padre, mi hermano y yo en el coche yendo al colegio. Recuerdo que era el primer día de abril, más conocido como el Día de la Mentira. Teníamos una rutina por la mañana, donde mi padre dejaba a mi hermano en su escuela y luego me dejaba en la mía. Ambos comíamos en el colegio y él siempre nos daba dinero para la merienda, pero aquel día no tenía dinero cambiado. Recuerdo que paró el coche al lado de un quiosco, compró el periódico y dos raspadinhas. Creo que hoy en día esto ya no existe. Era un billete de primitiva instantánea, donde bastaba rascar los 6 números existentes y si 3 de las cantidades eran iguales, la persona retiraba el premio correspondiente.

Mi padre me entregó una raspadinha a mí y la otra a mi hermano, junto con el dinero de la merienda. Me acuerdo que rasqué el primer número y me salió 9 millones de Cruceros, que puede parecer una cantidad absurda, pero con la moneda súper desvalorizada, no era nada de otro planeta (aunque sí, era mucho dinero). Rasqué el segundo y tercer número y salieron cantidades diferentes. Rasqué el cuarto número y aparecieron los 9 millones nuevamente, pero siempre era así, aparecían dos veces para que el jugador se quedase con la esperanza. Rasqué el quinto y apareció una cantidad diferente otra vez, y cuando rasqué el sexto número, para mi sorpresa, vi por tercera vez los 9 millones.

Fue un shock, y miré muy atenta antes de atreverme a abrir la boca. Tomé aire y grité: "¡Gané 9 millones!". Mi hermano replicó inmediatamente: "Primero de abril... ¡Día de la Mentira!"

"Te lo juro, gané 9 millones", grité emocionada. Mi padre paró el auto inmediatamente y tomó el billete de mi mano. Él no podía creerlo. Nos quedamos los tres incrédulos dentro del coche, dando gritos de felicidad.

Mi cabeza estaba en otro mundo, pero la vida seguía igual y mi padre me dejó en el colegio. Yo era muy tímida y tenía hasta vergüenza de contar a mis amigos que un milagro acababa de suceder, pero no me contuve. Expliqué a mi mejor amiga que me había tocado la primitiva y la noticia se extendió por el colegio como una plaga. Pero como era el primer día de abril, nadie creyó en mí y todo se quedó como una gran broma. Y así fue como mi sueño se convirtió en realidad y pude comprar mi tan soñado caballo.

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Probamos las nuevas ASICS Fujitrabuco Pro: unas zapatillas para carreras de media dis...

Rendimiento y salud en diez claves para tus correrías estivales...

Una extraordinaria oportunidad de viajar, por la cara, de los Alpes Julianos al Adriá...

Llega a su quinta generación mejorando su rendimiento y con nuevas tecnologías...

Ideas frescas y originales para disfrutar de viajes diferentes...

Es la primera prueba de semi autosuficiencia en la Península, un recorrido de 254 kil...