El sueño de Alaska, por Dakota Jones

Sobre correr en Alaska y el ultrafondista Geoff Roes, uno de los grandes en Estados Unidos
Dakota Jones. -
El sueño de Alaska, por Dakota Jones
El sueño de Alaska, por Dakota Jones

Alaska es el estado más grande de los Estados Unidos, además por un margen enorme. Alaska tiene el tamaño de casi la mitad de todos los otros estados juntos, y en todo este gran espacio viven menos personas que en la ciudad de Nueva York. De hecho, hay cuatro veces más personas en Madrid que en Alaska. Recorrer su territorio equivaldría a algo así como viajar desde Londres a Praga y llegar hasta Grecia.

En lugar de encontrar personas y ciudades, en Alaska encuentras kilómetros infinitos de montañas, ciénagas y bosques poblados por osos, lobos, águilas, salmones y más insectos que público hay en Zegama. Los mosquitos pueden cubrir el cuerpo humano con un espesor de diez centímetros. Con todo esto parece que puede ser un buen lugar, ¿no?

Donde estoy ahora, al sudeste de Alaska, el agua define la vida. Juneau, la capital del estado, está entre el mar y los glaciares. El océano Ártico está muy cerca, y el Campo de Hielo de Juneau está tan sólo mil metros más arriba. La ciudad, que tiene una población de 31.000 personas, está situada, muy probablemente, en el único lugar plano en miles de kilómetros. La parte plana tiene una extensión de 1 kilómetro por 3. Sin tener en cuenta la cercanía entre Juneau y el mar, podríamos decir que el lugar en el mundo más adecuado para recibir el nombre de “ciudad de las montañas” sería Juneau.

Me encanta este paisaje, porque hay infinitas e increíbles oportunidades para correr. De verdad, la principal razón por la que estoy aquí es por correr. Como parte de la popularidad mundial que están cogiendo los training camps, mi amigo el gran corredor Geoff Roes dirige uno que se llama “Alaska Mountain Ultrarunning Camps”, y eso es exactamente lo que vamos a hacer. Por aquí no hay más que montañas y vamos a intentar explorar todo lo más posible.

¿Recordáis a Geoff Roes? (Su nombre se pronuncia como “Jeff”). Durante varios años, a finales de la década pasada, él era el mejor corredor de largas distancias del mundo. Ganó todas las carreras importantes en los Estados Unidos, incluso Western States en 2010, cuando llegó por delante de Anton Krupicka y de un joven Kilian Jornet.

En 2011 comenzó a tener problemas de salud y no encontraba explicación. Después de casi tres años, en 2014, aprendió que tenía “overtraining syndrome” (síndrome de sobreentrenamiento), una enfermedad que afecta a las glándulas suprarrenales. Incluso hoy sigue sin poder correr como antes. Geoff dejó de correr como profesional, se mudó a Juneau, y comenzó una vida normal. Se casó, tiene una niña y trabaja en la escuela. Creo que hay una parte de él que piensa en lo que podría haber sido, pero a pesar de ello parece un tipo contento. Vive una vida plena. Geoff aún forma parte del mundo de los corredores gracias a su camp. Durante la próxima semana vamos a introducir a varios corredores en los desafíos y la belleza de “la frontera final”.

Las montañas aquí son muy similares a los Alpes, pero sin personas. No hay pueblos o calles entre los valles; hay solamente árboles, ríos, y osos, muchos osos. Oí decir y leí que a veces los osos se comen a las personas, pero también eso es parte de la experiencia, ¿no creéis?. Me pregunto si seguiría diciendo lo mismo si me encontrase cara a cara con un oso, pero no me preocupo, porque los osos prefieren los valles y nosotros iremos a correr por las aristas. Hay crestas en todas direcciones, cada una con características diferentes. Crestas suaves con hierbas, crestas empinadas, crestas cubiertas de nieve y crestas alpinas como las de Chamonix. Quiero verlas todas. Quiero hacerlo todo.

¿Sabes de qué sensaciones estoy hablando? ¿El deseo de estar en un nuevo lugar así tan diferente a cualquier otro lugar donde hayas estado antes que olvidas hasta las palabras para describirlo? ¿Sabes lo que quiero decir cuando digo que la mejor manera de comprender las emociones de un lugar es explorarlo? Moverme es expresarme. Y ahora, delante de mí hay un nuevo mundo, un mundo inexplorado, un mundo de posibilidades. Mi futuro está al otro lado de las crestas, quizá en las torres de roca más arriba del campo de hielo. Con estas vistas delante, siento que todo es posible. ¿Dónde vas a ir para explorar tu propia Alaska?

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Mountain bike en el Cap de Creus, kayak en el río Ter y submarinismo en Roses para de...

Si aún tienes la idea de que la Costa Brava es un destino tradicional de playa y sol,...

Acércate a la presentación este 12 de septiembre con Chema Martínez y Depa ...

Un paraíso del trail running: repasamos todo lo que el gran paraje de Vall de Núria o...

Probamos las nuevas ASICS Fujitrabuco Pro: unas zapatillas para carreras de media dis...

Así son las Merrell Antora, os contamos al detalle cómo son las primeras zapatillas d...