Cómo disfrutar el doble de una ruta, por Roberto Palomar

“No todo tiene por qué ser extreme, ni epic, ni titanic, ni quebranta”
Roberto Palomar. Ilustración: César Llaguno. -
Cómo disfrutar el doble de una ruta, por Roberto Palomar
Cómo disfrutar el doble de una ruta, por Roberto Palomar

Cuando en esta revista, o en nuestra hermana Oxígeno, se publica una ruta con el añadido de "se puede hacer en un día, aunque existe la opción de hacerlo cómodamente en dos" todos pensamos lo mismo: en uno. Cómo vamos a ser nosotros los ingenuos, los flojos y los rajaos que hagamos la ruta en dos días cuando se puede hacer en uno y con un par... Error.

Este verano planifiqué la realización de una ruta de 75 kms en 15 horas. Una ruta conocida, asequible. Una ruta por la serranía conquense, de un pueblo a otro. Ya la había hecho otras veces en bici y siempre pensaba lo mismo: "Esta ruta, a pie, tiene que ser una gozada". Así que calculé: 15 horas de luz, desde las 6.52 de la mañana hasta las 21.49. Un itinerario conocido, con fáciles puntos de acceso desde el exterior en caso de problemas y con el inconveniente del agua más o menos resuelto gracias a la localización de dos manantiales en la ruta y de tener un río relativamente cerca casi siempre.

Con 1.200 metros de desnivel positivo y buen piso... ¿Me daría tiempo? Mis previsiones eran optimistas y, a malas, tiraría de frontal al final de la ruta.

Me faltaba la compañía. Al presunto candidato le echaba para atrás la distancia. Demasiados kilómetros. Desde el treinta y tantos se nos haría un infierno. Sería penar y penar según sus cálculos. Ni siquiera hacerlo entre los dos y la satisfacción de terminar lo que era un reto auténtico le servía de motivación.

Hasta que se me encendió la bombilla: "De acuerdo. Si tu problema es la distancia, partamos el recorrido en dos. Disfrutemos dos veces. No penemos un día. Gocemos dos".

Reconozco que esa posibilidad cambió su perspectiva... y la mía. ¿Cómo diablos no se me había ocurrido antes? El itinerario jugaba a nuestro favor porque teníamos el refugio de La Alconera casi a mitad de camino. Lo conocíamos de pasar en bici. Se podía pernoctar perfectamente. Está ahí para eso. Tiene hasta un parchís. Recorrer 35 kilómetros un día y 40 al día siguiente ya no era tan salvaje. Y hacer noche en el refugio era un aliciente y no un problema.

Así que planificamos para dos días. Comida-cena-desayuno-comida más tentempiés. Tres litros de agua por barba, más lo que podíamos repostar. Con el verano tan caluroso y la previsión de buen tiempo asegurada, apenas necesitaríamos una funda de vivac y un chubasquero fino por si acaso.

Bastones, móviles a tope, botiquín pequeño y mucho ca-co.

Todo salió a pedir de boca. Se cumplieron nuestros mejores augurios y se confirmaron las peores sospechas que, afortunadamente, supimos rodear: de un tirón hubiéramos sufrido muchísimo y ahora dudo si las 15 horas previstas hubieran sido reales y suficientes. A cambio, disfrutamos a tope los dos días. Con nuestras penalidades y nuestros momentos duros, pero siendo mucho más llevadero que si lo hubiésemos hecho en la modalidad non-stop.

¿Que lo podíamos haber completado del tirón y hubieramos quedado como unos machotes? Cierto. ¿Que lo pasamos mucho mejor troceando la ruta? Cierto también. Yo tuve la impresión de cumplir con el clásico eslogan de "pague uno y llévese dos".

Esto que hicimos naturalmente tiene nombre y ya estaba inventado. Se llama "fastpaking". Pero tampoco hace falta caer en el anglicismo cuando tenemos el muy ibérico término que es pasarlo de puta madre en el monte.

La próxima vez que analice una ruta y vea más opciones que "la más rápida", "la más dura", "la más larga" o "la más salvaje", me lo pensaré dos veces.

Ahorraré sufrimiento y ganaré en disfrute si tengo la alternativa de "partirla". No todo tiene por qué ser "extreme", ni "epic", ni "titanic", ni "quebranta".

También te puede interesar

Columna de opinión de Roberto Palomar

Te recomendamos

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Hacia las vertiginosas laderas del Eiger...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...