Abandonar no es una opción

Debate: ¿Por qué nos cuesta tanto abandonar?
Sergio Fernández, corredor de ultras y autor del blog ser13gio.blogspot.com.es. Foto: Francesc Lladó. -
Abandonar no es una opción
Abandonar no es una opción

Veo más fácil resolver el asesinato de Kennedy que contestar con seguridad esta pregunta -¿por qué nos cuesta tanto abandonar?-, pero vamos a intentarlo. Para empezar, dudo que haya una razón única o concreta, más bien una mezcla de varias, que según la cabeza de cada uno, motivación o momento de la carrera puede prevalecer sobre otras. Vamos. Inversión. A nadie nos gusta tirar el dinero de una inscripción, un viaje y un alojamiento, pero no me refiero a este tipo de inversión. Cuanto más tiempo y esfuerzo hayas dedicado más difícil te será abandonar, y es que en algún momento de la carrera repasarás cuánto te ha costado llegar hasta ahí, no puedes dejarlo al primer bajón o mala sensación. Ni al segundo. Ponerte en forma es demasiado duro como para abandonar si no hay razones de peso. Pero también has soñado con cruzar la ansiada meta, esto es invertir personalmente mucho.

Orgullo lo llaman unos, ego otros. Entre el peso de las redes sociales, nuestros acompañantes, el grupo de entrenamiento y, sobre todo, lo que tú te presionas y te valoras, pueden suponer una losa quizá hasta peligrosa para tomar decisiones adecuadas: seguir a cualquier precio puede acabar en un accidente serio y un rescate forzado, pero a la vez, con cautela, sentir que puedes tanto o más como el peor momento por el que estás pasando, cuando todo se ha torcido, en ocasiones supone la diferencia entre el éxito y el no-éxito (me niego a llamarlo fracaso).

El listón. El p*** listón. Me refiero a que quizá hayas hecho algo más duro, ¿cómo vas a abandonar en algo que sabes que “debes” acabar? Estás buscando excusas y salidas fáciles. O bien, el listón estás subiéndolo de nivel, lo que es motivador, saber que estás tocando tu máximo, empujándolo, llevándolo un poco más allá: esa sensación de poder un poco más, de saber que estás haciendo algo único en tu vida y ser capaz de verlo en lo peor de la “batalla” es parte de este deporte, sentir que estás poniéndote al límite, es a lo que has ido y por lo que has pagado, aguanta ese momento, ese largo momento, que será el que recuerdes toda tu vida.

Aceptación. Es parte de este deporte, te puedes poner música, puedes pensar en seres queridos, puedes relajarte con el entorno, puedes pensar a corto plazo para que no te agobie la distancia. Sí, hay muchos recursos psicológicos. Pero toda distancia larga tiene un momento en el que se hace por pelotas/ovarios, y cuando éstas/éstos se acaban, sólo queda la aceptación, agachar la cabeza y seguir, sin más que dolor, sufrimiento, y esperar a que pase. A veces es triste llegar a este momento, pero llega, los mortales somos así, es parte de este deporte, agacha la cabeza y aguanta.

Esto es sólo una pincelada, lo que se nos pasa por la cabeza cuando estamos hundidos es increíble, para lo bueno y lo malo, y sin duda es parte del atractivo del trail.

Te recomendamos

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Ligera, potente y cabe en el bolsillo del pantalón: así es la linterna frontal BINDI ...

Así es el Suunto 9, un pulsómetro diseñado para ayudar al trailrunner en sus entrenam...