comitium

Chema Martínez, Sheila Avilés, Pablo Villa y Maté dan espectáculo en Gran Canaria’s Hardest Climb

Los tres atletas del equipo Adidas se batieron por relevos ante el ciclista del Euskaltel Euskadi completando los 5,3 kilómetros del puerto de montaña que une La Pasadilla y Cazadores

Reto Adidas GranCanaria
Reto Adidas GranCanaria

No hay pendiente que se le resista a deportistas de este nivel. La isla de Gran Canaria ha puesto a prueba al ciclista Luis Ángel Maté y a los atletas Chema Martínez, Sheila Avilés y Pablo Villa con el desafío Gran Canaria’s Hardest Climb, una escalada infernal entre los barrios de La Pasadilla y Cazadores, tramo del considerado puerto de montaña más duro de Europa que finaliza en el Pico de Las Nieves.

En pleno mes de enero y con buena parte de España con dificultades para la práctica al deporte al aire libre por las inclemencias meteorológicas, los cuatro deportistas se citaron en la mañana de este viernes para enfrentarse al reto. Todos coincidieron en las condiciones excepcionales de la isla para el ciclismo de carretera y el trail running, y el buen humor reinó en La Pasadilla antes de comenzar la aventura. Por delante, una subida de 5,3 kilómetros y 600 metros de desnivel positivo que pondría a prueba a Luis Ángel Maté y, por relevos, a Pablo Villa, Sheila Avilés y, por último, a Chema Martínez.

Desde el pistoletazo de salida, el corredor de La Bañeza y el ciclista marbellí comprobaron que no habría ni un solo respiro. Las primeras pedaladas de Maté sirvieron para analizar el ritmo de Villa, que se exprimió durante 1,7 kilómetros prácticamente a rebufo de la bicicleta. Afrontando pendientes de hasta un 25%, el duelo estaba servido y ciclista y corredor irían emparejados en todo momento. Un exhausto Pablo Villa, que declaró al finalizar su tramo que hacía mucho tiempo que “no sufría un subidón de ácido láctico como el de hoy” y que sufrió y disfrutó a partes iguales, entregó el testigo a Sheila Avilés a escasos metros de Maté.

Y la doble campeona del mundo dejó el pabellón bien alto en el Gran Canaria’s Hardest Climb. El tramo intermedio del puerto, que acumulaba el mayor desnivel del desafío, exprimió al máximo las piernas de la catalana, que tampoco perdió de vista al flamante fichaje del Euskaltel Euskadi. Dos kilómetros de intensidad, ritmos vertiginosos y un duelo vibrante con un Luis Ángel Maté que zigzagueaba en busca de escalar las pendientes más pronunciadas de la subida. Al igual que Villa, Sheila Avilés cumplió de manera sobresaliente en su participación tras cerca de 12 minutos de infarto, y apuntaba que “a partir de los 400 metros era ya muy complicado mantener el ritmo en subida”, y que lo dio “absolutamente todo” durante su posta.

En la sección más explosiva del reto, nadie mejor que el corredor Chema Martínez para ser el encargado de llevar al extremo las pulsaciones del Gran Canaria’s Hardest Climb. El madrileño, como acostumbra, inició su relevo al 100% de lo que podía dar e incluso llegó a adelantar a Maté en el tramo final de la ascensión, aumentando la dosis de emoción en el último relevo con el barrio de Cazadores ya al alcance de la vista de los protagonistas.

Lo mejor quedaría para el desenlace, en el que Luis Ángel Maté decidió jugarse al sprint con Martínez la llegada al punto más alto del reto, en el que esperaba una meta con máxima expectación. La potencia de las pedaladas del marbellí pudieron en los últimos metros con la zancada y los jadeos del atleta, y un final de ‘foto finish’ se decantó por escasos segundos por el ciclista. Un espectáculo a la altura del puerto de montaña que acogió este novedoso desafío.

Al llegar a la meta, Martínez subrayó lo “bonito de esta iniciativa” y el atractivo de Gran Canaria “no solo como destino de playas, sino también para el deporte con puertos como este que son una auténtica locura”. Maté, por su parte, no se cansó de reiterar que la isla “es un auténtico paraíso para los ciclistas por la variedad de sus carreteras y los paisajes”, y pudo comprobar la dureza de este puerto, en el que apuntó que tuvo una ligera ventaja sobre los corredores por el breve descanso que podía tomarse en las pocas rectas del puerto.

El ‘Hardest Climb’ culminó con un tiempo final de 29 minutos y 5 segundos, en un total de 5,3 kilómetros con 600 metros de desnivel positivo. El ritmo medio de ciclista y atletas fue de 5:31 minutos el kilómetro, lo que demuestra el talento de estos prestigiosos deportistas a la hora de afrontar escaladas de esta magnitud. 

 

Reto Adidas GranCanaria 1

Galería relacionada

Reto Adidas Gran Canaria

Los mejores vídeos