Así es la carrera de escaleras más larga del mundo: 11.674 peldaños

Se celebra en el monte Niesen y se asciende desde los 700 a los 2.362 metros
Daniel Sanabria -
Así es la carrera de escaleras más larga del mundo: 11.674 peldaños
Así es la carrera de escaleras más larga del mundo: 11.674 peldaños

El monte Niesen se ubica en el cantón suizo de Berna, al sur del lago de Thun y le llaman La Pirámide. No es una de las montañas más conocidas de Europa, ni siquiera es alta, pero esconde la escalera más larga del mundo. Hablamos de 11.674 escalones que nacen a los 700 metros de altitud para terminar por encima de los 2.300. En su plano horizontal la distancia asciende a 3,4 kilómetros. Haciendo números la calculadora nos arroja una pendiente media del 55%, con tramos de hasta el 67%. Para que uno se haga bien a la idea, el intento de récord que Stian Angermund y Jan Margarit hicieron en el Kilómetro Vertical del Aventón de las Palancas (Cabrales, Asturias) disponía un trazado del 48% de pendiente media.

El pasado 2 de junio se celebró la décimo séptima edición de la Niesen Stairway Run, una carrera insólita donde se citan 200 participantes dispuestos a pegarse el calentón de su vida. Porque ascender a la cumbre del monte Niesen equivale a subir siete veces el Empire State. A lo largo del año estas escaleras permanecen cerradas por su peligrosidad y no se permite a los visitantes hacer uso de ellas. Solo se puede llegar arriba en teleférico. El apodo que recibe el monte se debe a su forma piramidal casi perfecta, un contorno triangular que no ha pasado desapercibido para genios como Paul Klee o Ferdinand Hodler, quienes se inspiraron en ella y la plasmaron en sus pinturas a principios de siglo XX.

Nadie ha logrado jamás hacerla en menos de una hora. El récord masculino está en 62 minutos y el femenino en 69 minutos. Aunque el mayor de los premios es sin duda alcanzar la cima y disfrutar de una de las panorámicas más agradecidas de Suiza, con los Alpes berneses, el lago de Thun y el valle del Simme a nuestros pies. De semejante postal puede dar fe David Robles, bombero zaragozano de 43 años especialista en carreras de escaleras. “Participé en 2014 y tardé hora y 10 minutos. Fui décimo. Este año he vuelto, pero menos preparado, y me he ido a una hora y 25 minutos”, asegura.

La idea de repetir una prueba disparatada como esta surgió en una charla con amigos. David les dijo que estuvo hace unos años y uno de ellos soltó la frase mágica: “No hay huevos”. Así que el pasado 2 de junio allí se plantaron para vivir una experiencia incomparable. “Por tiempo de competición es similar a hacer un kilómetro vertical y medio. Salimos 3-4 atletas cada 20 segundos y en la inscripción te piden tu marca personal en media maratón. Así saben donde ubicarte en la salida”, nos dice.

A la agonía de llevar las pulsaciones por las nubes se le suma la falta de espacio para adelantar y los cambios del terreno. Hay escalones de muy distinto tipo, altura y tamaño. “Algunos son metálicos, otros de piedras, otros con rejas, hay tramos de barandilla, otros sin ella. Y zonas en las que tenemos que incluso tenemos que ir a cuatro patas porque el desnivel es exagerado”, asegura David. Lo dicho, una idea de bombero.

Te recomendamos

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Ligera, potente y cabe en el bolsillo del pantalón: así es la linterna frontal BINDI ...

Así es el Suunto 9, un pulsómetro diseñado para ayudar al trailrunner en sus entrenam...