Entrevista a Kilian Jornet

Entrevistamos a Kilian Jornet con las preguntas que propusieron los lectores de la revista Oxígeno.
Trail Run -
Entrevista a Kilian Jornet
Entrevista a Kilian Jornet

¿Tienes tiempo de contemplar los paisajes durante las carreras, y cuál es el más especial para ti?

En las carreras largas da tiempo, sin duda, pues los ritmos no son muy altos y puedes parar a contemplarlos o mirar corriendo. En las cortas o de esquí de montaña no, vas a todo lo que das. En esos casos pasas unos días antes reconociendo el terreno y aprovechando los paisajes. Los mejor es descubrir la belleza de cada lugar. Paisajes especiales hay muchos, la montaña ofrece sitios increíbles: la puesta de sol en el Kilimanjaro, las primeras luces en el valle del Mont Blanc, los lagos del Carlit… la grandeza de la montaña es que siempre tienes nuevos lugares para descubrir.

¿Cuándo ya no puedes más, que es lo que te ronda la cabeza?

En las pruebas de larga distancia cuando llevas muchas horas corriendo te pasan muchas cosas por la cabeza, empiezas con la excitación de la carrera, después con el paisaje, te distraes con música, piensas en las cosas que tienes que hacer como si estuvieras en casa o trabajando; de hecho el correr se convierte en un automatismo más, como el respirar.

Cuando empiezas a sufrir intentas engañar a la mente para esconder el dolor, primero poniéndote pequeños objetivos: “llego a este collado, control y después abandono…” y siempre quieres continuar. Te imaginas que eres un soldado o un indio al que persiguen… y cuando la fatiga es muy grande, simplemente entras en una burbuja donde no tienes ni fuerzas para pensar.

¿Has pensado en competir en algún otro deporte como MTB, ciclismo o triatlón?

De pequeño competí en ciclismo de carretera antes de iniciarme en esquí de montaña y después en trail running. Pero ahora mismo la verdad es que no pienso en dedicarme a otro deporte. Como siempre digo, el deporte (trail running en verano y esquí en invierno) es el medio para conseguir el objetivo final, que es estar en la montaña.

¿Qué haces para prevenir las lesiones que aparecen durante las sesiones preparatorias de la temporada?

Intento hacer una buena preparación, estiramientos y sesiones de descargas con el Compex.

¿Te has planteado alguna vez que el ganar y conseguir todas sus metas, te pueda afectar psicológicamente y desmotive hasta tal punto que no le veas aliciente a las pruebas? Y en ese caso, ¿crees estar preparado para ello?

Sin duda, es más la fatiga psicológica que la física en algunos momentos, no el disfrutar del monte, de entrenar, pero sí los viajes, los requerimientos... Metas, hay muchas, lo que hay que hacer es reinventarse cada vez, buscar siempre nuevos retos para seguir motivado.

¿Cuál es el reto más duro al que te has enfrentado?

Cada carrera es un reto duro, tienes que estar luchando para intentar estar delante. Todos los corredores se preparan para estar al máximo nivel, y las cosas son siempre difíciles. Depende mucho de lo que entiendas por dureza. Un sprint de esquí de montaña (3
minutos) puede ser muy duro porque el nivel es muy alto y es un esfuerzo muy agónico. Creo que a nivel agónico, los kilómetros verticales (en esquí de montaña) son lo más duro, 30 minutos dándolo todo, sin reservas.

Luego en las carreras, la dureza depende del nivel, de cuanto más rápido corra el que está delante. A nivel de problemas, seguramente los últimos 30 km de la WS100 (Western State 100)el 2010 fueron muy duros porque tenía calambres en todo el cuerpo. A nivel de distancia, Tahoe Rim Trail y la Transpirenaica en algunos puntos.

Me gustaría saber qué tipo de alimentación llevas días antes de las competiciones y durante las mismas.

Durante las competiciones, y en función del perfil de la carrera y de la distancia, intento programar los avituallamientos para estar siempre bien hidratado y poder comer en pequeñas cantidades pero de forma constante. En este sentido los productos Overstim’s me aportan lo que necesito en este aspecto, tanto durante la carrera, como el día anterior en el que me tomo un pastel Gatosport o Sportdej. Intento alimentarme bien de pasta durante los días anteriores e hidratarme mucho.

¿Alguna vez te has preguntado cómo sería tu vida si hubieras nacido en otro lugar? Ejemplo, una gran ciudad...

La verdad es que no me puedo imaginar mi vida sin estar conectado a las montañas.

¿Tienes algún coach que te ayuda en tu preparación mental?

No, desde hace 8 años, soy yo mismo el que me planifico todos mis entrenamientos. No entreno de forma específica la parte mental, pero me encanta trabajar la psicología. Antes de la carrera intento hacer un trabajo de visualización: recorrido, otros corredores, avituallamientos... tenerlo todo dentro de la cabeza. Se tiene que ser muy racional y positivo cuando llegan los problemas o imprevistos… porque siempre acaban llegando. Es importante ser reactivo para encontrar rápido la mejor solución.

¿Realizas algún ejercicio específico para que tus articulaciones se resientan lo menos posible?

El hecho de combinar las temporadas de esquí de montaña y trail running, hace que después de la sesión de verano, no me calce las zapatillas para correr durante casi seis meses, hecho que me permite recuperar muy bien a nivel articular.

¿Te acuerdas cuáles fueron tus zapatillas en la primera carrera importante que ganaste?

No me acuerdo qué carrera. Sé que cuando empecé a correr por montaña llevaba unas Salomon grises, de los primeros modelos de trail que sacaron.

Killian, me encanta saber cómo los grandes atletas comenzaron su carrera. ¿Podrías contarnos qué te hizo a ti decidirte por este deporte? ¿Quién te apoyó durante los primeros momentos?

Fue a los 13 años, cuando iba al instituto cuando, medio por casualidad, nos enteramos de que había un Centro de Tecnificación de esquí de montaña (CTEMC). Me presenté a las pruebas de selección y fue entonces cuando conocí el esquí de montaña de competición, y empecé a entrenar de forma seria y planificada con la gran ayuda de sus técnicos: Maite Hernández, que me enseñó a entrenar y a luchar, y Jordi Canals, quien me inculcó un gran amor por este deporte y la pasión por la competición.

A partir de ahí, ya fue una progresión, entrenando día a día llegaron los primeros campeonatos de España, de Europa, las primeras victorias, algunas decepciones, otras remontadas... También gracias a la gente del mundo del esquí de travesía descubrí las carreras de montaña, ya que son los mismos que las hacían en verano para mantener la forma y quitarse el gusanillo de la competición. Poco a poco me fui enganchando, y hasta ahora, donde combino las dos temporadas.

Las medias de compresión ¿son realmente eficaces? ¿Mejoran el rendimiento?

Todo el material que se está desarrollando actualmente en el mundo del trail es de gran ayuda, personalmente estoy muy contento del
rendimiento del material Salomon y de la línea Exo donde hay medias, mallas y camisetas técnicas de compresión. Como todo, el secreto son las horas de entrenamiento, pero un buen material siempre te puede aportar un plus.

¿En qué momento pasaste de disfrutar de la montaña de una forma totalmente lúdicay divertida a hacer de ella un medio en el que entrenar y competir?

Cuando era niño vivía en el refugio de montaña de Cap del Rec en el Pirineo catalán. El deporte era para mi hermana y para mí un juego, la única forma que teníamos para divertirnos allá arriba, ya que cuando veníamos de la escuela, en verano íbamos a jugar corriendo por la montaña y los bosques que rodeaban el refugio, y en invierno hacíamos lo mismo sobre los esquís. Además nuestros padres eran y aún son unos entusiastas de la montaña, y cuando teníamos algunos días de vacaciones, siempre íbamos a hacer alguna travesía o subir alguna cima. Así fue como, sin darnos cuenta, nos inculcaron ya desde muy pequeños el amor por la montaña y el disfrutar haciendo deporte.

El verdadero gusto por el sufrimiento y el deporte de competición lo cogí entrenando y compitiendo en bicicleta de carretera con Joan Coma, que me enseñó que lo importante es hacer lo que te guste, y si lo tuyo es subir, sufrir y luchar, tienes muchos puntos para ganar. Fue un período muy corto, de sólo dos años, pero que me enganchó al placer de entrenar día tras día.

¿El momento más duro de tu etapa deportiva?

Un momento especialmente duro, fue en la Western States 100 de 2010, en la que los últimos 30 kilómetros a causa de la mala hidratación tuve calambres por todo el cuerpo. Conseguí terminar, y la verdad es que aunque terminé en tercera posición, tuve unas emociones y sensaciones realmente increíbles. También viví momentos muy duros de la Tahoe Rim Trail donde estuve corriendo más de 30 horas y me tuve que parar a dormir. También en la Travesía Integral de los Pirineos... Por suerte las emociones que sientes al  conseguir tus objetivos, superan todos los momentos duros que hayas podido pasar.

¿Recuerdas alguna frase que te dijeran en tus inicios y te motivara para llegar a donde estás hoy?

Ninguna especialmente, una frase no te cambia la vida. Fueron todas las enseñanzas sobre la autosuficiencia y el respeto por la montaña de mis padres, Joan Coma, quien me enseñó a disfrutar del sufrimiento, y Jordi Canals, quuien me transmitió el gusto por la competición.

¿Cuál ha sido tu lesión más repetida y qué haces para que vuelca a aparecer?

Por suerte la única lesión que he tenido, ha sido una fractura transversal de rótula y fue por causas no relacionadas con el deporte de competición. Me caí mientras estaba paseando por Puigcerdà y tuve que pasar por el quirófano dos veces. Por suerte, los médicos hicieron un gran trabajo, y a base de dedicación y esfuerzo pude recuperar el nivel deportivo y hasta hoy no he tenido nada grave.

¿Cuántos kilómetros acumulas cada año?

Unos 7.000 km corriendo, 6.000 con esquís, 1.000 en bicicleta y 50.000 en coche. Y en avión… ¡demasiados!

¿Cómo te cuidas los pies entre carrera y carrera?

Intento tratarlos lo mejor posible. Por suerte cuento con la ayuda de Salomon que diseña unas zapatillas a la medida de sus atletas, y eso se nota. Después intentar que respiren y mimarlos mucho.

¿Crees que con la masificación de las carreras de montaña se le está perdiendo el respeto?

En la sociedad actual cada vez pasamos más tiempo en las ciudades y tenemos trabajos menos activos. Necesitamos salir a la naturaleza y movernos para buscar lo que somos, animales. El trail running te permite esto, además de ponerse objetivos, sueños y hacer la vida más “épica”. Lo que permite es que la gente vaya a la naturaleza, la sufra y la entienda, para poder amarla. En este sentido, creo que la gente tiene que estar concienciada, somos infinitamente más pequeños que la montaña. Somos los hombres los que nos tenemos que adaptar a las montañas y no al revés. No se puede perder nunca el respeto hacia ella, porque siempre nos va a  ganar.

Te recomendamos

Así es el Suunto 9, un pulsómetro diseñado para ayudar al trailrunner en sus entrenam...

Oxígeno y Costa Rica te invitan a un nuevo evento en la sierra de Guadarrama...

Te presentamos 7 frontales para tus carreras esta temporada...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

Y correrla con la Arc’teryx Norvan LD, pionera en incorporar Gore-Tex Invisible Fit...