¿Cómo “utilizar” la mochila para correr en montaña?

La accesibilidad y la distribución, aspectos determinantes
Redacción Trail Run -
¿Cómo “utilizar” la mochila para correr en montaña?
¿Cómo “utilizar” la mochila para correr en montaña?

Antes de empezar a correr hay dos aspectos que debemos cuidar para que llevar mochila no suponga un incordio más allá de arrastrar un bulto colgado de la espalda. Nos referimos a la accesibilidad de los productos (o colocación de cada cosa en los distintos departamentos de la mochila) y la distribución del peso. En el primer caso debe primar la inteligencia y en el segundo el equilibrio.

Accesibilidad

La mayoría de mochilas del mercado tienen multitud de compartimentos y bolsillos que nos ofrecen una gran cantidad de posibilidades para llevar nuestros productos. Debemos valorar en primer lugar qué vamos a utilizar con seguridad durante la carrera para otorgarle un lugar preferente o si por el contrario es un “por si acaso”, como un segundo par de calcetines, que no tendrá un lugar privilegiado en la mochila. Otro aspecto a analizar es la cantidad de veces que lo utilizaremos y con qué frecuencia, como un vaso plegable -que lo sacaremos en cada avituallamiento- o el frontal, que solo se utilizará una vez. Por último, hay que ver si es un producto de usar y tirar, como los geles o las barritas, que no hay que volver a guardarlos; o de nuestra pertenencia, como los guantes o el cortavientos.

Distribución

Una vez elegido el material que llevaremos en carrera, asignaremos lugar en la mochila a cada producto. En este aspecto también hay que tener en cuenta los peligros y el peso de cada producto para, por ejemplo, no colocar los geles de tal modo que puedan estallar o las barritas de manera que queden hechas migajas. Es vital para esto conocer a fondo nuestra mochila y haberla probado antes para ver la accesibilidad y espacio de cada compartimento. Cuanto menos tardemos en coger algo de la mochila, mejor. Todos los “por si acaso” deben ocupar lugares más profundos o secundarios en el compartimento principal de la mochila, mientras que los productos de usar y tirar o los que usaremos eventualmente deben estar más a mano. Al mismo tiempo, debemos fijarnos en que la distribución del peso en la mochila es proporcional para que nos afecte lo menos posible en el gesto de carrera y el braceo sea equilibrado.

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Probamos las nuevas ASICS Fujitrabuco Pro: unas zapatillas para carreras de media dis...

Rendimiento y salud en diez claves para tus correrías estivales...

Una extraordinaria oportunidad de viajar, por la cara, de los Alpes Julianos al Adriá...

Llega a su quinta generación mejorando su rendimiento y con nuevas tecnologías...

Ideas frescas y originales para disfrutar de viajes diferentes...

Es la primera prueba de semi autosuficiencia en la Península, un recorrido de 254 kil...