Ultratest: Lurbel Kylie

El chaleco que quería ser mochila
Kike de Diego Álvarez -
Ultratest: Lurbel Kylie
Ultratest: Lurbel Kylie

Lurbel nos presenta un chaleco híbrido, donde han volcado toda la tecnología y experiencia de la marca creando textil para el diseño de esta mochila-chaleco-camiseta Kylie. Este concepto tan novedoso viene a dar respuesta a un nutrido grupo de corredores que no encontraban solución a tener que cargar con una pesada mochila, no conseguían un buen ajuste para competiciones, o bien porque sufrían la incomodidad y roces de los tirantes de la misma, pero que no quieren perder capacidad de porteo.

Toda la mochila es de tejido similar a una camiseta, muy cómodo y elástico que se acopla perfectamente al torso, además de existir diversas tallas. Incorpora la tecnología iDT de la marca, lo que junto la fibra de carbono de bambú, los multifilamentos de poliamida, y la rejilla de hilado elástico compuesta por iones de plata, garantiza una excelente transpirabilidad, protección y neutralización de malos olores. Además, se lava directamente en la lavadora a 30º.

Tiene una capacidad de porteo sorprendente y que a primera vista no imaginábamos, el cinturón inferior ofrece 4 cavidades delanteras y 3 traseras, sin necesidad de cierre, debido a lo elástico del tejido, de un acceso directo y sencillo, incluso para mí con problemas de movilidad de hombro, y donde ni aún en bajadas pronunciadas, donde más rebotamos, se nos ha salido ni un gel. Además, un gran bolsillo trasero que ocupa toda la espalda donde llevaremos el grueso del material y que si incorpora una solapa que funciona de cierre elástico, el principal problema de este bolsillo es que traspasa la humedad, y se nos puede mojar el contenido, tanto por lluvia como por sudor. Por delante se completa con dos bolsillos pectorales, a los que casi de inmediato incorporé dos bidones softflask de hasta 500ml, que quedan muy bien guardados por sendas solapas elásticas y también de fácil acceso, cerrando el chaleco por una cremallera integral de doble carro que permite abrir o cerrar tanto por arriba como por abajo.

El ajuste es sencillamente perfecto, hasta el punto que tardas pocos minutos en olvidarte que la llevas. Hay que dar con la talla correcta, claro, pero una vez que tenemos nuestra talla, igual que una camiseta, se queda totalmente acoplada al cuerpo, sin tener que ajustar correas y cinchas. Para la prueba hemos estado corriendo a varios ritmos, y tanto subiendo como bajando, que es donde se puede observar los bamboleos y vaivenes de una mochila, este chaleco directamente no se mueve, con lo que está muy indicado para cuando vayamos a correr rápido, como por ejemplo una competición de distancia corta o media. Pero además una consecuencia de este ajuste es que se elimina de golpe cualquier posibilidad de rodazura, pudiéndola llevar incluso sin camiseta en verano, que será una de las mejores opciones para evitar los típicos problemas de axilas y hombros.

Todo esto en tan sólo 155 gramos (175 gramos en la talla L que hemos probado), entre 2,5 y 3 litros de capacidad, y un ajuste integral sin necesidad de correas, que la hacen la elección perfecta para carreras o entrenamientos rápidos, y/o para aquellas personas que sufren de rozaduras o desajustes con las mochilas convencionales.

Peso: 155-175 gramos

Precio: 89,90€

LO +: Ajuste al torso perfecto

LO -: Ausencia de una zona impermeable

Te recomendamos

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Ligera, potente y cabe en el bolsillo del pantalón: así es la linterna frontal BINDI ...

Así es el Suunto 9, un pulsómetro diseñado para ayudar al trailrunner en sus entrenam...