Trucos para correr de noche en la montaña

Tres expertos corredores de ultratrail nos dan sus consejos para que no tengamos problemas si la noche nos sorprende durante una carrera.
José A. de Pablo -
Trucos para correr de noche en la montaña
Trucos para correr de noche en la montaña
Publicidad

Todos los que habéis experimentado el placer de correr de noche coincidiréis con nosotros acerca de la importancia de contar con una buena visibilidad, una buena linterna frontal nos ayudará no sólo a ir más rápidos, sino, sobre todo, a ir más seguros y a tener la capacidad de anticipar los movimientos y sortear los obstáculos con los que es tan habitual encontrarse en la montaña.

Contamos con los consejos de tres grandes corredores, especializados en las pruebas de ultradistancia para quienes el correr de noche, únicamente alumbrados por la luz de su linterna frontal, forma parte de este deporte y casi podríamos decir de su vida.

Hemos recurrido a ellos y a su experiencia para que nos ayuden a la hora de elegir un buen frontal y también para que nos aporten algo de luz sobre aquellas dudas que podamos tener cuando el sol se esconde y por delante, aún quedan muchos kilómetros por recorrer...

Publicidad

1. No escatimes a la hora de elegir un frontal. Hoy en día, en casi todas las ultras pasaremos como mínimo una noche en competición. Es importante conocer la potencia (se mide en lúmenes) que nos ofrece, mi   recomendación es que por lo menos debe tener 80, aunque lo ideal es partir de 130.

2. El problema más importante que podemos encontrarnos corriendo de noche es el de la duración de las baterías. Por eso os recomiendo -aunque alguna organización ya se encarga de incluirlo como obligatorio en su reglamento-que siempre llevéis baterías de repuesto en la mochila.

Todos los frontales te dan la posibilidad de regular la intensidad, os aconsejo ahorrar luz durante las subidas, ya que vamos más despacio y no necesitamos un campo de visión excesivamente amplio. La potencia  intermedia es recomendable en tramos de pista ancha, llana y sin mucha dificultad técnica. Guardamos toda la potencia del frontal para aquellas zonas técnicas y en bajada en las que es necesario ir seguro al 100%. Y por último, muy recomendables las baterías de litio, ya que su vida útil es mayor incluso que las pilas alcalinas.

3. Puede resultar de perogrullo, pero conviene recordar lo importante que resulta entrenar simulando las condiciones de competición, y si vuestra intención es competir en un ultra, deberías de hacer por lo menos 2 ó 3 sesiones de entrenamiento nocturnas. De esa manera vuestro organismo se va a acostumbrar a correr sin luz y a llevar algo en la cabeza, también os dará mayor seguridad y confianza el día de la prueba.

Publicidad

1. Conoce tu frontal, es fundamental que sepas lo que pesa en la cabeza, si te aprieta la goma, si se te caen hacia atrás las baterías… quizá el más bonito de los frontales no es compatible con tu cabeza más allá de los cinco minutos que lo probaste en la tienda, y tendrás que llevarlo toda la noche, imagina si se te cae continuamente... Es muy importante saber cómo se cambian las baterías o pilas, e incluso saberlo hacer con los ojos cerrados, pues seguramente lo tengas que hacer en las peores condiciones.

2. Agua, niebla y de noche... No te olvides de que estos fenómenos meteorológicos pueden distorsionar tu visión, hacer incluso que te marees y te canses más de lo normal. Todos estos factores exigen que no te despistes lo más mínimo. Regular la intensidad en estos momentos puede ayudarte, un foco más corto y un poco menos potente, puede ayudarte a que esto no suceda.

3. Hombre precavido vale por dos. Lleva otra fuente de luz contigo, piensa que en cualquier momento tu frontal puede fallar o tener un accidente que la estropee y entonces te quedarás tirado, sin luz.

Publicidad

Para mí un frontal debe cumplir 3 requisitos fundamentales:

1. Sencillo. Cuando tenemos que correr durante una o varias noches, lo último que nos apetecerá será ir pendientes de la complejidad de nuestro frontal. Fijaos que las conexiones eléctricas sean robustas y el sistema de fijación a vuestra cabeza fuerte.

2. Cómodo. Es vital que el confort de una linterna sea alto. Nos daremos cuenta rápidamente en cuanto lo probemos durante unas horas. Comprobaremos que no se nos desajusta, que no se mueve con facilidad el ángulo de luz y que el ajuste a nuestra cabeza sea sencillo y cómodo.

3. Eficaz. Cuando digo eficaz quiero decir,que nos dé la luz que necesitamos, ni más ni menos. Esto nos ayudará a aligerar el frontal y a evitar si es posible tener que cambiar baterías durante la noche. Calcularemos la duración de nuestra batería con un haz de luz que nos permita correr con comodidad y sin fatigarnos demasiado. Por último, me gustaría comertar que en aquellas carreras que piden como material obligatorio frontal y pilas de repuesto, suelo sustituir esas pilas de repuesto por un frontal más ligero que el principal, pero que en caso de avería de éste, pueda salvar el contratiempo.

Publicidad
Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Ligera, potente y cabe en el bolsillo del pantalón: así es la linterna frontal BINDI ...