Correr para estar conectado, por Roberto Palomar

Sobre los relojes vanguardistas para correr
Roberto Palomar. -
Correr para estar conectado, por Roberto Palomar
Correr para estar conectado, por Roberto Palomar

"Voy a salir un rato a correr para desconectar". ¿Cuántas veces hemos utilizado esta frase? ¿Cuántas veces hemos usado el ejercicio para huir del ruido, del teléfono, del correo, del contacto humano, incluso? ¿Cuántas veces hemos salido al monte sólo para escuchar el sonido ambiente (los pajaritos, vamos), el jadeo de la respiración, el ruido de nuestros pasos, el golpeteo de los bastones, el vaivén del agua en la riñonera y no tener que atender a nada más que a nuestro instinto básico en las siguientes dos o tres horas?

Pues bien, lo de "voy a salir un rato a correr para desconectar" es mentira. Ahora se dice "voy a salir un rato a correr para estar conectado". Hace pocas semanas asistí a la presentación de un reloj de última generación orientado a la actividad deportiva y unos tipos que son unos genios han conseguido meter mi oficina entera en una pulsera. Además de decirme por dónde voy (y decírselo a mis amigos al momento), me informa del pulso, del gasto calórico, de los ritmos, de la distancia, de quién me llama, de quién me pone un whatsapp o de quién me envía un correo y me da la opción de contestar al instante sin dejar de correr. Por supuesto, los tipos han conseguido también alojar mi mueble del salón con mi vieja colección de discos alrededor de mi muñeca. Y puedo cambiar de canción solo sacudiendo el peluco.

Lo reconozco: mataría por tener ese reloj amarrado a mi brazo pero... ¿Y el jadeo de la respiración? ¿y el ruido de los pasos y el golpeteo de los bastones? ¿Y los pájaros? En definitiva, ¿y la desconexión?

Como aficionado y practicante del deporte, he disfrutado de todos los avances que la tecnología nos ha ido brindando desde los años 80 hasta hoy. Empezando por los primitivos relojes ‘Casio’ con cronómetro -¡menudo avance!- pasando por los voluminosos GPS con los que cargábamos de cualquier manera hasta llegar a las maravillas actuales, de apenas unos gramos y un diseño como para ir de boda.

He visto cómo nos hemos ido cargando de datos y de información durante toda esta época, desde la simpleza de saber el tiempo que corríamos hasta el consumo de oxígeno medido al momento, pasando por las pulsaciones y los vatios. Y he pasado por todos los estados. Desde querer saberlo todo hasta no necesitar saber nada. Reconozco haber corrido perturbado por ver que las pulsaciones no me subían, por leer que el ritmo era más bajo del que yo pensaba o por creer haber recorrido más distancia de la que marcaba el aparato. He llegado a casa después de un trail obsesionado por descargar los datos para conocer hasta el último detalle. No digamos ya la frustración que me provocaba el dichoso instrumento si no funcionaba correctamente. Me hundía el entrenamiento, dudaba si salir a correr o no si el cacharro no se ponía en marcha.

La solución fue desprenderme de todo aquello y correr con lo puesto durante unas semanas. Ni reloj ni nada que se le pareciera. Pero tampoco era lo ideal. No tenía por qué renunciar al progreso. Hasta Cristóbal Colón llevó un sextante para descubrir América.

Con el tiempo, he aprendido a relativizarlo todo y, desde luego, a no perder la esencia de una actividad tan antigua como el desplazamiento humano. Soy capaz de correr ‘desconectado’ pese a llevar encima la última tecnología. Un día se me acabó la pila de la cinta del pulsómetro y disfruté igual. Otro día no saltó la alarma de tormenta en el reloj y me cayó la del pulpo. Lo pasé en grande, por cierto. Otra vez se me gastó la batería del GPS, corrí hasta donde me pareció y no la distancia prevista, y fue fantástico.

El reloj que me enseñaron el otro día lo tengo ya en la lista de los Reyes por si suena la flauta. Pienso estrujarlo al máximo, extraerle hasta el último dato. Igual hasta me animo y contesto un correo en plena ruta. Pero nunca será lo esencial. Lo esencial es terminar de subir esta cuesta. No lo olvidemos.

Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...

Ligera, potente y cabe en el bolsillo del pantalón: así es la linterna frontal BINDI ...