Behind the Tracks: Albert Jorquera

El hombre de la ISF en España desnuda su alma
Behind the Tracks: Albert Jorquera
Behind the Tracks: Albert Jorquera

Conocer a Albert Jorquera es algo de lo bueno e imprescindible que uno se lleva en la mochila para cualquier carrera a la que asistamos por todo el mundo, aunque las organizaciones de las pruebas aún no lo reseñen como material obligatorio (todo se andará). No recuerdo muy bien cuándo fue la primera vez que coincidimos en una prueba, tal vez en algún Ultra Pirineu cuando aún se llamaba Cavalls del Vent pero con el paso del tiempo y también de algunos kilómetros juntos y alguna copa de vino a medias, se ha convertido en uno de esos amigos a los que no hace falta ver todos los días para saber que siempre está ahí cuando se los necesita y así ha sido y así me lo ha demostrado cuando la ocasión lo ha requerido. Mi agradecimiento.

“Empecé a trabajar en 2015 en la ISF con lo que yo llamo una ‘casualidad buscada’. Como aficionado los seguía, me gustaba como comunicaban y su manera de entender el skyrunning y las montañas. Había conocido a Lauri y Marino en algunas carreras y me caían bien como personas, así que les mandé un currículum sin esperanza alguna. Al cabo de unos meses me respondieron preguntándome si quería hacer traducciones al castellano y llevar su Twitter en inglés. Les dije que sí y la sorpresa vino a finales de año: me preguntaron si estaría dispuesto a ir a todas las carreras de las World Series. No me lo podía creer, ¡para mí era el trabajo soñado, un tren que pasa una vez en la vida! Lo cogí y en 2016 fui la única persona del mundo que estuvo en las 15 carreras del circuito. Acabé destrozado, pero muy contento”. 

“Por aquél entonces ya hacía un par de años que trabajaba en las redes sociales de Salomon. Aún ahora pienso que en toda mi vida no podré devolverle a la marca todo lo que me ha dado laboral y personalmente. En primer lugar porque yo ya era un superfan suyo, iba de arriba a abajo con su material a todas las ultras, y en segundo porque fue en una época de mi vida en la que estaba muy quemado del periodismo ‘convencional’ y quería hacer otra cosa. A los tres meses de entrar me encontré en una Advanced Week en Limone (Italia) con los mejores atletas del equipo internacional, conviviendo con ellos, probando prototipos, entrenando juntos… He avituallado en carreras a gente como Kilian, Emelie, Anna Frost, Tòfol, Iker, Miguel… Un sueño, vamos. Siempre le cuento a la gente que es como si fueras un aficionado del Barça o del Madrid y no solo te ficharan, sino que te meten en el vestuario y a convivir con ellos. Con la diferencia de que estos son enormes como personas y desde el primer momento te acogen sin reservas. Ahora ya voy por el cuarto año en Salomon y ciertas cosas ya las vivo con más normalidad, pero no quiero ‘acostumbrarme’. Al contrario, me doy cuenta de que sigo teniendo la misma ilusión que el primer día”.

“A nivel personal, lo mejor de todo es la gran cantidad de gente interesante que he conocido, gente que me han aportado cosas y me han permitido crecer como persona en un momento de mi vida en el que lo necesitaba. Y no hablo solo de corredores famosos, aunque puedan ser los más llamativos, sino hablo de personas como tú, Depa, de algunos fotógrafos que son brutales, de organizadores que viven sus carreras con pasión y me han tratado de maravilla, atletas igual más de segunda fila pero que tienen grandes historias de superación... Igual soy algo romántico, pero creo que la mayor parte de gente que vive alrededor del trail es muy variada, pero en el fondo tiene unos principios, valores y manera de entender la vida muy parecidos. En otros ámbitos de la vida también hay este tipo de gente que te aporta cosas, pero es más difícil encontrarla. Por eso no te podría destacar a nadie, porque de muchos he sacado cosas y lecciones... A veces incluso de los más inesperados o desconocidos”.  

“Sí, soy algo romántico y trato de ver este deporte (y la vida) bajo los parámetros de la nobleza y los valores, pero también con una dosis necesaria de realismo. De hecho, a veces pienso que soy corredor, he trabajado para organizaciones de carreras, estoy con una Federación y trabajo para una marca. Si te fijas, son casi todos los actores posibles del mundillo. Así que trato de escuchar mucho, entender todos estos puntos de vista, sus intereses y situarme un poco en el centro. Mi manera de ser es bastante centrada, lejos de los extremos, y creo que en un momento de tanto cambio en el trail es importante tener la mentalidad abierta y ser lo más equidistante de todo para entender lo que pasa y hacia dónde vamos”.

“El trail me ha dado otra cosa impagable: poder convertir una pasión en un medio de vida. Yo era el típico caso de ‘oficinista desencantado’. Me vi con 36 años en un periódico que trataba fatal a sus empleados y haciendo un trabajo que no me llenaba para nada. Un día me di cuenta de que no quería vivir ahí encerrado toda mi vida laboral. Pasé de tener un horario de oficina, una nómina segura y 16 años de antigüedad a ser autónomo y tener que planificar cada día. Es incierto, claro, pero la verdad es que ahora no podría volver a lo de antes. Durante 5 meses estoy muy centrado en las Skyrunner World Series y viajando por todo el mundo y luego tengo siete meses en los que puedo decidir bastante lo que hago cada día, que por supuesto incluye muchas veces perderme por las montañas corriendo durante horas”.   

“Ah bueno, aunque también hay un par de días que doy clases en un gimnasio. Ya ves, otra de esas ‘casualidades buscadas’, algo que nunca hubiera dicho que pasaría pero ya llevo 14 años dando clases de spinning y Body Pump en Aqua, un gimnasio de Vilanova. En los últimos años cada vez hago menos clases por los viajes, pero no quiero dejarlo porque me encanta y me tratan superbien, tanto los socios como los propietarios que me hacen el horario a medida. Además, yo siempre he defendido que aunque te guste la montaña no puedes únicamente correr, no puedes hacer únicamente ultras. Y en ese sentido creo que el spinning y el Body Pump son trabajos bastante complementarios al trail. De hecho, a veces no tengo que trabajar y me dejo caer por ahí para hacer alguna clase de pump o de crossfit, que también me gusta mucho. Sí, soy un motivado”. 

“Y también corro por la montaña. Me encantan las ultras, pero con tanto viaje cada vez puedo hacer menos (buena excusa, ¡eh!). Mi entorno habitual para correr es el Garraf, una comarca costera y muy árida, aunque si puedo escaparme me quedo con la preciosa montaña de Montserrat o la comarca del Berguedà. Aunque otra cosa que me ha dado el trail es descubrir lugares preciosos en todo el mundo en los que nunca hubiera estado. Y no me hagas elegir alguno porque todos tienen su encanto y cómo los percibas depende también mucho de la experiencia que hayas tenido allí, ya sea corriendo o trabajando. ¡Ostras, igual sí que en el fondo soy bastante romántico!”.

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.