Marathon des Sables Perú : una oda a la supervivencia

Rescatamos este estremecedor reportaje de la primera edición del Marathon des Sables Perú
Daniel Sanabria. Fotos: Marta Bacardit. -
Marathon des Sables Perú : una oda a la supervivencia
Marathon des Sables Perú : una oda a la supervivencia

Perú, el país que esconde el más legendario de los poblados andinos, la nación donde se esbozan las misteriosas líneas de Nazca. Perú, con su magia y sus chamanes, fue el rincón elegido en el mapa del mundo para llevar la marca Sables al otro lado del Atlántico por primera vez en la historia. Perú y su majestuoso desierto de Ica, junto a la costa del Pacífico, vivió escenas que nunca antes había imaginado. Rescatamos este reportaje que publicamos en el número 27 de Trail Run.

Supervivencia

Porque el Marathon des Sables es como un homenaje al hombre nómada del paleolítico, aquel que se abastecía por sí mismo y caminaba durante horas cada jornada. No tenía nada más que hacer. Solo comer y sobrevivir. Y hacerlo a la intemperie, buscando un techo cualquiera que hoy estaba aquí y mañana allá. En esencia, en eso consiste este juego. Prescindir de todo lo prescindible a excepción de un bidón de agua diario. Esa es toda la ayuda que recibieron los casi 300 participantes desplazados a la provincia de Nazca. Ante ellos, un desierto de dunas. Y el silencio.

Marathon des Sables Perú : una oda a la supervivencia

Supervivencia

Incertidumbre

No solo para los corredores, que se enfrentaban a un océano de arena virgen en materia deportiva, sino también para los organizadores, empeñados en no peder ni una pizca del espíritu del Marathon des Sables original de Marruecos. Empresa complicada cuando estás a 9.000 kilómetros del Sahara. Junto al equipo habitual de Patrick Bauer (el tipo que empezó con todo esto de los ultramaratones desérticos hace 32 años) viajó el club Arista, desde Las Palmas de Gran Canaria. El desafío allí era para todos. Los del dorsal porque tenían que correr 250 kilómetros y los del peto porque debían poner los medios para ello, sin saber muy bien donde pisaban. Franceses, españoles y peruanos trabajando en las dunas como una comunidad de hormigas.

Marathon des Sables Perú : una oda a la supervivencia

Incertidumbre

Soledad

La que dicen que sufre -o disfruta- el corredor de fondo. En el desierto la soledad se magnifica, sobre todo en la noche, dentro de la haima, el único rincón íntimo para lamerse las heridas del alma y curarse las llagas de los pies. Porque cuando tienes que afrontar una etapa de 80 kilómetros en medio de un lugar tan inhóspito y hostil como este uno termina con muchos daños. Físicos y mentales. Y necesita dialogar consigo mismo para no perder la cordura, ya que al día siguiente hay que seguir corriendo.

Marathon des Sables Perú : una oda a la supervivencia

Soledad

Destino

Paracas era la tierra prometida. Allí, en aquel pueblo portuario la costa sur de Perú, estaba el final de la semana más larga del año, un cuarto de millar de kilómetros después. La traducción casera de Paracas es Lluvia de arena. Y ya lo saben, Marathon des Sables significa Maratón de las arenas. Qué conexión tan paradójica.

Marathon des Sables Perú : una oda a la supervivencia

Destino

Inteligencia

Podríamos hablar también de estrategia, astucia o picardía. En cualquier caso, no sobra de nada cuando se trata de completar un reto así. Se necesita todo eso y más. Valentía. Determinación. Coraje. Entereza. Material obligatorio de entre 8 y 17 kilos de peso. Porque en los ultramaratones en desierto la distancia solo es una de las variables que endurece la tarea. La otra es el equipo que arrastras, con tu saco, tus víveres, tu ropa, tu manta térmica, tus miedos y tus preocupaciones. Tiene que entrar todo. Y pesa mucho. Por eso la inteligencia de cada uno para gestionar el material a lo largo de los días es decisivo.

Marathon des Sables Perú : una oda a la supervivencia

Inteligencia

Competición

Y aunque es injusto hablar de ganadores en una carrera así, donde todos ganan solo por presentarse a la línea de salida y creer que pueden hacerlo, hubo unos campeones. Es lo que tiene la competición. Fueron Rachid El Morabity y Nathalie Mauclair, dominadores absolutos del desierto de Ica desde el primer hasta el último día. Nadie pudo alcanzarles en las dunas. Ni siquiera Remigio Huamán, el corredor local que un par de meses antes vencía en la Half Marathon des Sables Fuerteventura.

Marathon des Sables Perú : una oda a la supervivencia

Competición
Te recomendamos

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Hacia las vertiginosas laderas del Eiger...

Los nuevos modelos de Nathan, marca especialista en productos para la hidratación de ...

La elección de Pau Capell, líder actual del Ultra Trail World Tour, a la hora de corr...